Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 10.12.31

Texto

tato ’tikāyasya niruddha-mārgiṇo
hy udgīrṇa-dṛṣṭer bhramatas tv itas tataḥ
pūrṇo ’ntar-aṅge pavano niruddho
mūrdhan vinirbhidya vinirgato bahiḥ

Palabra por palabra

tataḥ—después de que Kṛṣṇa tomara medidas para matar el cuerpo del demonio desde dentro de su boca; ati-kāyasya—de aquel gran demonio, que había expandido su cuerpo hasta alcanzar unas proporciones gigantescas; niruddha-mārgiṇaḥ—por la asfixia, con todas las vías de salida obstruidas; hi udgīrṇa-dṛṣṭeḥ—cuyos ojos se le salían; bhramataḥ tu itaḥ tataḥ—los globos oculares, o el aire vital, moviéndose en todas direcciones; pūrṇaḥ—completamente lleno; antaḥ-aṅge—dentro del cuerpo; pavanaḥ—el aire vital; niruddhaḥ—detenido; mūrdhan—el orificio en lo alto de la cabeza; vinirbhidya—rompiendo; vinirgataḥ—salió; bahiḥ—al exterior.

Traducción

Pero el demonio, al notar que Kṛṣṇa había aumentado el tamaño de Su cuerpo, extendió también el suyo hasta alcanzar unas proporciones gigantescas. A pesar de todo, se asfixió, sin poder respirar; sus ojos giraban de un lado a otro y se le salían de las órbitas. El aire vital del demonio, sin hallar ninguna vía de escape, acabó por salir a presión por un orificio en lo alto de la cabeza.