Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 1.5.11

Texto

tad-vāg-visargo janatāgha-viplavo
yasmin prati-ślokam abaddhavaty api
nāmāny anantasya yaśo ’ṅkitāni yat
śṛṇvanti gāyanti gṛṇanti sādhavaḥ

Palabra por palabra

tat—ese; vāk—vocabulario; visargaḥ—creación; janatā—la generalidad de la gente; agha—pecados; viplavaḥ—revolucionario; yasmin—en el cual; prati-ślokam—todas y cada una de las estrofas; abaddhavati—compuestas de manera irregular; api—a pesar de; nāmāni—nombres trascendentales, etc; anantasya—del ilimitado Señor; yaśaḥ—glorias; aṅkitāni—descritas; yat—que; śṛṇvanti—oyen; gāyanti—cantan; gṛṇanti—aceptan; sādhavaḥ—los hombres purificados que son honestos.

Traducción

Por otro lado, aquella literatura que está colmada de descripciones acerca de las glorias trascendentales del nombre, la fama, las formas, los pasatiempos, etc., del ilimitado Señor Supremo, es una creación diferente, llena de palabras trascendentales destinadas a ocasionar una revolución en las vidas impías de la mal dirigida civilización de este mundo. Esa clase de obras literarias trascendentales, aunque están compuestas de una manera imperfecta, las oyen, las cantan y las aceptan los hombres purificados que son completamente honestos.

Significado

Es una habilidad de los grandes pensadores tomar lo mejor, incluso de entre lo peor. Se dice que el hombre inteligente debe recoger néctar aun de entre una porción de veneno, debe aceptar oro aunque provenga de un lugar inmundo, debe aceptar por esposa a una mujer buena y capaz aunque descienda de una familia desconocida, y debe aceptar una buena lección, aunque la reciba de un hombre o de un profesor que provenga de la clase de los intocables. Esas son algunas de las instrucciones de ética para todo el mundo en todo lugar, sin excepción. Pero un santo se encuentra muy por encima del nivel de un hombre ordinario. Él siempre está absorto en glorificar al Señor Supremo, debido a que mediante la difusión de los santos nombres y la santa fama del Señor Supremo, la contaminada atmósfera del mundo cambiará, y como resultado de divulgar obras literarias trascendentales tales como el Śrīmad-Bhāgavatam, la gente se volverá sensata en sus transacciones. Mientras preparamos este comentario acerca de este verso en particular del Śrīmad-Bhāgavatam, tenemos una crisis ante nosotros. China, nuestro vecino amigo, ha atacado la frontera de la India con un espíritu militarista. Nosotros no tenemos ningún interés en el campo de la política, más, sin embargo, vemos que China y la India existían anteriormente, y ambas convivieron en paz durante siglos, sin resentimientos. La razón de ello es que en esos días vivían en una atmósfera de conciencia de Dios, y cada país de la superficie del mundo sentía temor de Dios, la gente era sencilla y de corazón puro, y no había necesidad de la diplomacia política. No hay ninguna razón para que los dos países, China y la India, riñan por una tierra que no es muy adecuada para habitar, e indudablemente no hay ninguna razón para pelear por ese asunto. Pero debido a la era de la riña, Kali, de la cual ya hemos hablado, siempre hay una posibilidad de reñir ante la más ligera provocación. Esto no se debe al asunto en cuestión, sino a la contaminada atmósfera de esta era: sistemáticamente, un sector de la gente hace propaganda para detener la glorificación del nombre y la fama del Señor Supremo. En consecuencia, existe una gran necesidad de diseminar el mensaje del Śrīmad-Bhāgavatam por todas partes del mundo. Es deber de todo hindú responsable difundir el trascendental mensaje del Śrīmad-Bhāgavatam por el mundo entero, para hacerles el máximo bien a todos, así como, además, hacer que en el mundo haya la paz deseada. La India ha fallado en el cumplimiento de su deber, al hacer caso omiso de esa tarea de tanta responsabilidad, y debido a eso hay tanta riña y tantos problemas en el mundo entero. Nosotros confiamos en que si tan solo los dirigentes del mundo reciben el trascendental mensaje del Śrīmad-Bhāgavatam, sin duda que habrá un cambio de sentimientos y, naturalmente, la generalidad de la gente seguirá a dichos líderes. La generalidad de las masas son herramientas en manos de los modernos políticos y líderes de la gente. Si tan solo ocurre un cambio de sentimientos en los líderes, habrá indudablemente un cambio radical en la atmósfera del mundo. Nosotros sabemos que nuestro honesto intento de presentar esta gran obra literaria, que lleva mensajes trascendentales para revivir la conciencia de Dios de la gente en general y reespiritualiza la atmósfera del mundo, está plagado de muchas dificultades. Nuestra presentación de esta materia en el lenguaje adecuado, especialmente en un idioma extranjero, sin duda será imperfecta, y habrá muchísimas discrepancias literarias a pesar de nuestro honesto esfuerzo de presentarlo de la manera apropiada. Pero estamos seguros de que, pese a todas nuestras faltas en relación con esto, la seriedad del tema se tomará en consideración, y los líderes de la sociedad aun así lo aceptarán, por ser un intento honesto de glorificar al Todopoderoso Dios. Cuando en una casa hay un incendio, los residentes de la misma salen a buscar ayuda en los vecinos, quienes puede que sean extranjeros; y, sin embargo, aun sin conocer su idioma, las víctimas del incendio logran expresarse, y los vecinos comprenden la necesidad, aun a pesar de que no se haya expresado en la misma lengua. El mismo espíritu de colaboración se necesita para difundir este trascendental mensaje del Śrīmad-Bhāgavatam a través de toda la contaminada atmósfera del mundo. Al fin y al cabo, es una ciencia técnica de valores espirituales, y, por consiguiente, estamos interesados en las técnicas y no en el lenguaje. Si la gente del mundo entiende las técnicas de esta gran obra literaria, se logrará el éxito.

Cuando en todas partes del mundo la gente en general está realizando demasiadas actividades materialistas, no hay nada asombroso en el hecho de que una persona o una nación ataque a otra persona o nación ante la más ligera provocación. Esa es la regla de esta era de Kali o riña. La atmósfera ya está contaminada con toda clase de corrupciones, y todo el mundo lo sabe muy bien Existe muchísima literatura poco recomendable, llena de ideas materialistas para la complacencia de los sentidos. En muchos países existen organismos nombrados por el Estado para detectar y censurar literatura obscena. Eso significa que ni el gobierno ni los líderes responsables de la gente quieren esa clase de literatura, mas aun así se encuentra en el mercado, porque la gente la quiere para la complacencia de los sentidos. La generalidad de la gente quiere leer (ese es un instinto natural), pero debido a que su mente está muy contaminada, quiere esa clase de literatura. Bajo tales circunstancias, literatura trascendental tal como el Śrīmad-Bhāgavatam no solo disminuirá las actividades de la corrupta mente de la gente en general, sino que además, le suministrará alimento al anhelo que ellos tienen de leer alguna literatura interesante. Al principio puede que no les guste, pues aquel que sufre de ictericia es reacio a comer azúcar cande, pero debemos saber que el azúcar cande es el único remedio para la ictericia. De igual modo, hágase propaganda sistemática para popularizar la lectura del Bhagavad-gītā y el Śrīmad-Bhāgavatam, lo cual actuará como azúcar cande para la condición de ictericia que es la complacencia de los sentidos. Cuando a los hombres les guste esta literatura, toda la demás literatura, la cual le está administrando veneno a la sociedad, cesará entonces automáticamente.

Por lo tanto, estamos seguros de que, pese a que ahora el Śrīmad-Bhāgavatam se está presentando con tantas faltas, todos los miembros de la sociedad humana le darán la bienvenida, pues está recomendado por Śrī Nārada, quien muy bondadosamente ha aparecido en este capítulo.