Skip to main content

CC Antya-līlā 4.127

Texto

sevaka gatāgati kare, nāhi avasara
tāra sparśa haile, sarva-nāśa habe mora”

Palabra por palabra

sevaka—los sirvientes; gatāgati kare—vienen y van; nāhi avasara—no hay intervalo; tāra sparśa haile—si yo les toco; sarva—nāśa habe mora—será mi ruina.

Traducción

«Los sirvientes vienen y van, sin la menor pausa. Si les tocase, sería mi ruina.»

Significado

En este verso se indica claramente que los sacerdotes que se ocupan en adorar a la Deidad deben ser muy cuidadosos de mantenerse completamente puros, sin dejar que les toquen personas ajenas. Sanātana Gosvāmī y Haridāsa Ṭhākura, debido a su anterior relación con los musulmanes, se consideraban a sí mismos mlecchas yavanas, de modo que no entraban en el templo y ni siquiera iban por el camino que pasaba ante la puerta del templo. La costumbre en los templos de la India es que los sacerdotes no deben tocar siquiera a personas ajenas, y, si han sido tocados, no deben entrar en la habitación de la Deidad. Este punto es muy importante en la adoración de la Deidad.