Skip to main content

Śrī caitanya-caritāmṛta Ādi-līlā 17.53

Texto

pāṣaṇḍī saṁhārite mora ei avatāra
pāṣaṇḍī saṁhāri’ bhakti karimu pracāra

Synonyms

pāṣaṇḍī — demonios, ateos; saṁhārite — matar; mora — Mi; ei — esta; avatāra — encarnación; pāṣaṇḍī — ateo; saṁhāri’ — matando; bhakti — servicio devocional; karimu — haré; pracāra — prédica.

Translation

«He aparecido en esta encarnación para matar a los demonios [pāṣaṇḍīs] y, después de matarlos, predicar el culto del servicio devocional.»

Purport

La misión de Śrī Caitanya es la misma que la de Śrī Kṛṣṇa, como se afirma en la Bhagavad-gītâ (4.7-8):

yadā yadā hi dharmasyaglānir bhavati bhārata
abhyutthānam adharmasya
tadātmānaṁ sṛjāmy aham
paritrāṇāya sādhūnāṁvināśāya ca duṣkṛtām
dharma-saṁsthāpanārthāya
sambhavāmi yuge yuge

«Cuando quiera y dondequiera que decae la práctica religiosa, ¡oh, descendiente de Bharata!, y surge la irreligión de manera predominante, en ese momento, Yo mismo desciendo. Para liberar a los piadosos y aniquilar a los malvados, así como para restablecer los principios de la religión, advengo Yo mismo milenio tras milenio».

Como se explica aquí, el verdadero propósito de toda encarnación de Dios consiste en matar a los ateos y mantener a los devotos. Él no dice, como tantos sinvergüenzas que se presentan como encarnaciones, que los ateos y los devotos están en el mismo nivel. Śrī Caitanya Mahāprabhu, o el Señor Kṛṣṇa, la verdadera Personalidad de Dios, no apoya esa idea. 

Los ateos merecen ser castigados, mientras que los devotos necesitan protección. La misión de todos los avataras o encarnaciones consiste en mantener este principio. Por tanto, hay que identificar una encarnación por Sus actividades, no por votación popular o por invenciones mentales. Śrī Caitanya Mahāprabhu protegió a los devotos y mató muchos demonios en el curso de Su labor de prédica. Dijo de manera específica que los filósofos māyāvādīs son los mayores demonios. Por tanto, advirtió a todos que no escucharan la filosofía māyāvāda: «māyāvādī-bhāṣya śunile haya sarva-nāśa, por el simple hecho de que una persona oiga la interpretación māyāvāda de los śāstras, está perdido» (CcMadhya 6.169).