Skip to main content

CC Ādi-līlā 14.15

Texto

pañca-dīrghaḥ pañca-sūkṣmaḥ
sapta-raktaḥ ṣaḍ-unnataḥ
tri-hrasva-pṛthu-gambhīro
dvātriṁśal-lakṣaṇo mahān

Palabra por palabra

pañca-dīrghaḥ — cinco grandes; pañca-sūkṣmaḥ — cinco finas; sapta-raktaḥ — siete rojizas; ṣaṭ-unnataḥ — seis levantadas; tri-hrasva — tres pequeñas; pṛthu — tres anchas; gambhīraḥ — tres profundas; dvā-triṁśat — de este modo, treinta y dos; lakṣaṇaḥ — señales; mahān — de una gran personalidad.

Traducción

«“Las señales corporales de una gran personalidad son treinta y dos: cinco partes de su cuerpo son grandes, cinco son finas, siete rojizas, seis levantadas, tres pequeñas, tres anchas y tres profundas.’’

Significado

Las cinco partes grandes son la nariz, los brazos, el mentón, los ojos y las rodillas. Las cinco partes finas son la piel, las puntas de los dedos, los dientes, el vello del cuerpo y el cabello. Las siete partes rojizas son los ojos, las plantas de los pies, las palmas, el paladar, las uñas, y los labios superior e inferior. Las seis partes levantadas son el tórax, los hombros, las uñas, la nariz, la cintura y la boca. Las tres partes pequeñas son el cuello, los muslos y el órgano viril. Las tres partes anchas son la cintura, la frente y el tórax. Las tres partes profundas son el ombligo, la voz y la existencia. En conjunto, éstas son las treinta y dos señales de una gran personalidad. Esto es una cita del Sāmudrika.