Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 9.6.18

Texto

tasyeṣu-pātābhimukhaṁ
yugāntāgnim ivolbaṇam
visṛjya dudruvur daityā
hanyamānāḥ svam ālayam

Palabra por palabra

tasya—sus (de Purañjaya); iṣu-pāta—el disparo de flechas; abhimukham—en frente de; yuga-anta—al final del milenio; agnim—las llamas; iva—iguales; ulbaṇam—feroces; visṛjya—abandonando el ataque; dudruvuḥ—huyeron corriendo; daityāḥ—todos los demonios; hanyamānāḥ—ser matados (por Purañjaya); svam—propia; ālayam—a la morada.

Traducción

Para salvarse de las ardientes flechas de Indravāha, que eran como las llamas de la devastación que tiene lugar al final del milenio, los demonios que sobrevivieron a la destrucción de sus ejércitos huyeron rápidamente a sus respectivos hogares.