Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 9.14.49

Texto

purūravasa evāsīt
trayī tretā-mukhe nṛpa
agninā prajayā rājā
lokaṁ gāndharvam eyivān

Palabra por palabra

purūravasaḥ—del rey Purūravā; eva—así; āsīt—hubo; trayī—los principios védicos de karma, jñāna y upāsanā; tretā-mukhe—al comienzo de Tretā-yuga; nṛpa—¡oh, rey Parīkṣit!; agninā—por el simple hecho de generar el fuego de sacrificio; prajayā—por su hijo; rājā—el rey Purūravā; lokam—el planeta; gāndharvam—de los gandharvas; eyivān—alcanzó.

Traducción

¡Oh, Mahārāja Parīkṣit!, al principio de Tretā-yuga, el rey Purūravā dio inicio a los sacrificios karma-kāṇḍa. Fue así como Purūravā, que consideró al fuego del yajña como hijo suyo, pudo satisfacer su deseo de ir a Gandharvaloka.

Significado

En Satya-yuga, se adoraba al Señor Nārāyaṇa mediante la meditación (kṛte yad dhyāyato viṣṇum). Todo el mundo meditaba siempre en el Señor Viṣṇu, Nārāyaṇa, y obtenía toda clase de éxitos mediante ese proceso de meditación. En el siguiente yuga, Tretā-yuga, comenzaron las celebraciones de yajña (tretāyāṁ yajato mukhaiḥ). Por esa razón, este verso dice: trayī tretā-mukhe. Las ceremonias rituales suelen denominarse actividades fruitivas. Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura dice que, a principios del Svāyambhuva-manvantara, en Tretā-yuga se manifestaron las actividades fruitivas rituales de forma parecida a través de Priyavrata y otros.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta correspondientes al capítulo decimocuarto del Canto Noveno del Śrīmad-Bhāgavatam, titulado «El rey Purūravā se enamora de Urvaśī».