Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 9.10.29

Texto

śrī-śuka uvāca
svānāṁ vibhīṣaṇaś cakre
kosalendrānumoditaḥ
pitṛ-medha-vidhānena
yad uktaṁ sāmparāyikam

Palabra por palabra

śrī-śukaḥ uvāca—Śrī Śukadeva Gosvāmī dijo; svānām—de los miembros de su familia; vibhīṣaṇaḥ—Vibhīṣaṇa, el hermano de Rāvaṇa y devoto del Señor Rāmacandra; cakre—celebró; kosala-indra-anumoditaḥ—con la aprobación del rey de Kosala, el Señor Rāmacandra; pitṛ-medha-vidhānena—con la ceremonia funeraria celebrada por el hijo tras la muerte del padre o de algún miembro de la familia; yat uktam—que han sido prescritos; sāmparāyikam—los deberes que deben cumplirse tras la muerte de una persona para salvarla de la senda al infierno.

Traducción

Śrī Śukadeva Gosvāmī dijo: Vibhīṣaṇa, el hermano piadoso de Rāvaṇa, celebró entonces las ceremonias funerarias prescritas para salvar a sus familiares del descenso al infierno. Hizo esto con la aprobación del Señor Rāmacandra, el rey de Kosala, de quien era devoto.

Significado

Después de abandonar el cuerpo, pasamos a otro cuerpo, pero a veces, si una persona ha cometido demasiados pecados, se le impide transmigrar a otro cuerpo y tiene que permanecer en forma de fantasma. Para salvar a una persona enferma de esa vida fantasmal, es necesario celebrar la ceremonia funeraria śrāddha, como se recomienda en los śāstras autorizados. Rāvaṇa fue matado por el Señor Rāmacandra y estaba destinado a la vida infernal, pero, siguiendo el consejo del Señor Rāmacandra, Vibhīṣaṇa, el hermano de Rāvaṇa, cumplió con todos los deberes prescritos en relación con el fallecido. De esa forma, el Señor Rāmacandra Se mostró bondadoso con Rāvaṇa incluso después de su muerte.