Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 9.10.13

Texto

yad-roṣa-vibhrama-vivṛtta-kaṭākṣa-pāta-
sambhrānta-nakra-makaro bhaya-gīrṇa-ghoṣaḥ
sindhuḥ śirasy arhaṇaṁ parigṛhya rūpī
pādāravindam upagamya babhāṣa etat

Palabra por palabra

yat-roṣa—cuya ira; vibhrama—provocada por; vivṛtta—volvió; kaṭākṣa-pāta—con la mirada; sambhrānta—agitados; nakra—cocodrilos; makaraḥ—y tiburones; bhaya-gīrṇa-ghoṣaḥ—cuyo poderoso sonido se silenció debido al miedo; sindhuḥ—el océano; śirasi—sobre su cabeza; arhaṇam—todos los artículos necesarios para adorar al Señor; parigṛhya—llevando; rūpī—tomar forma; pāda-aravindam—los pies de loto del Señor; upagamya—alcanzando; babhāṣa—dijo; etat—lo siguiente.

Traducción

Una vez en la playa, el Señor Rāmacandra ayunó durante tres días, esperando la llegada de la personificación del océano. Como el océano no hacía acto de presencia, el Señor manifestó Sus pasatiempos de ira y, con una simple mirada que lanzó al mar, todas las entidades vivientes que lo habitaban se agitaron llenas de miedo. Fue entonces cuando el océano en persona, muy asustado, se presentó ante el Señor Rāmacandra con todos los útiles necesarios para adorarle. Postrándose a los pies de loto del Señor, la personificación del mar dijo lo siguiente.