Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 8.19.13

Texto

vairānubandha etāvān
āmṛtyor iha dehinām
ajñāna-prabhavo manyur
ahaṁ-mānopabṛṁhitaḥ

Palabra por palabra

vaira-anubandhaḥ—animadversión; etāvān—tan grande; āmṛtyoḥ—hasta el momento de la muerte; iha—en este;dehinām—de personas demasiado enredadas en el concepto corporal de la vida; ajñāna-prabhavaḥ—debido a la gran influencia de la ignorancia; manyuḥ—ira; aham-māna—por egotismo; upabṛṁhitaḥ—aumentada.

Traducción

Esa ira contra el Señor Viṣṇu acompañó a Hiraṇyakaśipu hasta la muerte. Quienes se hallan bajo la influencia del concepto corporal de la vida suelen ser rencorosos. Ello se debe únicamente al ego falso y a la gran influencia de la ignorancia.

Significado

Por lo general, la ira del alma condicionada no suele ser permanente, sino temporal, y se debe a la influencia de la ignorancia. Hiraṇyakaśipu, sin embargo, siguió resentido e iracundo contra el Señor Viṣṇu hasta la hora de la muerte. Nunca depuso su actitud, y siempre deseó vengarse de Viṣṇu por haber matado a su hermano, Hiraṇyākṣa. Otras personas, bajo la influencia del concepto corporal de la vida, se irritan con sus enemigos, pero no contra el Señor Viṣṇu. La ira de Hiraṇyakaśipu, sin embargo, fue permanente, no solo por el prestigio falso, sino también por su continua enemistad hacia Viṣṇu.