Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 8.15.32

Texto

evaṁ sumantritārthās te
guruṇārthānudarśinā
hitvā tri-viṣṭapaṁ jagmur
gīrvāṇāḥ kāma-rūpiṇaḥ

Palabra por palabra

evam—así; su-mantrita—siendo bien aconsejados; arthāḥ—acerca de los deberes; te—ellos (los semidioses); guruṇā—por su maestro espiritual; artha-anudarśinā—cuyas instrucciones eran muy adecuadas; hitvā—abandonar; tri-viṣṭapam—el reino celestial; jagmuḥ—fueron; gīrvāṇāḥ—los semidioses; kāma-rūpiṇaḥ—que podían adoptar la forma que deseasen.

Traducción

Śukadeva Gosvāmī continuó: Después de escuchar las palabras de Bṛhapasti, los semidioses siguieron el consejo que, por su propio bien, les había dado. Cada uno de ellos adoptó la forma que le pareció más conveniente y abandonó el reino celestial. Fue así como se dispersaron, sin que los demonios pudieran verlos.

Significado

La palabra kāma-rūpiṇaḥ indica que los semidioses, los habitantes de los planetas celestiales, pueden adoptar la forma que deseen. Así, no les resultó en absoluto difícil pasar desapercibidos ante los ojos de los demonios.