Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 6.5.38

Texto

evaṁ tvaṁ niranukrośo
bālānāṁ mati-bhid dhareḥ
pārṣada-madhye carasi
yaśo-hā nirapatrapaḥ

Palabra por palabra

evam—así; tvam—tú (Nārada); niranukrośaḥ—sin compasión; bālānām—de muchachos inocentes e inexpertos; mati-bhit—contaminar la conciencia; hareḥ—de la Suprema Personalidad de Dios; pārṣada-madhye—entre los acompañantes personales; carasi—viajas; yaśaḥ-hā—difamando a la Suprema Personalidad de Dios; nirapatrapaḥ—(aunque no sabes lo que estás haciendo, realizas actividades pecaminosas) sin vergüenza.

Traducción

Prajāpati Dakṣa continuó: Aunque cometes violencia contra otras entidades vivientes, pretendes ser un sirviente personal del Señor Viṣṇu. De ese modo, difamas a la Suprema Personalidad de Dios. Sin necesidad alguna, has creado una mentalidad de renunciación en muchachos inocentes; por lo tanto, eres un desvergonzado sin compasión. ¿Cómo vas tú a viajar entre los acompañantes personales del Señor Supremo?

Significado

La mentalidad de Prajāpati Dakṣa sigue vigente en nuestros días. Cuando los jóvenes se unen al movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa, sus padres y supuestos tutores se irritan con el fundador del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa, porque creen que sus hijos han sido inducidos sin ninguna necesidad a privarse de los placeres materiales de comer, beber y divertirse. Los karmīs, los trabajadores fruitivos, creen que hay que disfrutar al máximo de la presente vida en el mundo material y, al mismo tiempo, realizar también algunas actividades piadosas para alcanzar la elevación a los sistemas planetarios superiores y seguir disfrutando en la siguiente vida. Sin embargo, los yogīs, y en especial los bhakti-yogīs, son indiferentes a las opiniones del mundo material. No tienen el menor interés en viajar a los sistemas planetarios superiores de los semidioses para disfrutar de una larga vida en una civilización materialista avanzada. En palabras de Prabodhānanda Sarasvatī: kaivalyaṁ narakāyate tridaśa-pūr ākāśa-puṣpāyate: Para el devoto, fundirse en la existencia del Brahman es algo infernal, y la vida en los sistemas planetarios superiores de los semidioses es como un fuego fatuo, una fantasmagoría sin verdadera existencia real. El devoto puro no tiene interés ni en la perfección yóguica, ni en viajar a los sistemas planetarios superiores, ni en la unidad con el Brahman. Su único interés es ofrecer servicio a la Personalidad de Dios. Prajāpati Dakṣa era un karmī, de modo que no sabía apreciar el gran servicio que Nārada Muni había prestado a sus once mil hijos. Por el contrario, le acusaba de ser un pecador y llegó incluso a decir que el hecho de que Nārada Muni fuese un sirviente personal de la Suprema Personalidad de Dios suponía una difamación para el Señor. De este modo, Dakṣa criticó a Nārada Muni acusándole de ofender al Señor, a pesar de que era un conocido sirviente del Señor.