Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 6.4.32

Texto

astīti nāstīti ca vastu-niṣṭhayor
eka-sthayor bhinna-viruddha-dharmaṇoḥ
avekṣitaṁ kiñcana yoga-sāṅkhyayoḥ
samaṁ paraṁ hy anukūlaṁ bṛhat tat

Synonyms

asti — hay; iti — así; na — no; asti — hay; iti — asi; ca — y; vastu-niṣṭhayoḥ — que profesan el conocimiento de la causa suprema; eka-sthayoḥ — compartiendo un único tema, la definición del Brahman; bhinna — demostrando diferentes; viruddha-dharmaṇoḥ — y contrarias características; avekṣitam — percibido; kiñcana — algo que; yoga-sāṅkhyayoḥ — delyoga místico y la filosofía sāṅkhya (análisis del funcionamiento de la naturaleza); samam — la misma; param — trascendental; hi — en verdad; anukūlam — morada; bṛhat tat — esa causa suprema.

Translation

Hay dos escuelas: los teístas y los ateos. El teísta, que acepta la existencia de la Superalma, encuentra la causa espiritual a través del yoga místico. Sin embargo, el que sigue la senda del sāṅkhya y se limita a analizar los elementos materiales, llega a una conclusión impersonalista y no acepta la existencia de una causa suprema, sea Bhagavān, Paramātmā o Brahman. Se interesa, en cambio, en las actividades de la naturaleza material, que son superfluas y externas. En última instancia, sin embargo, ambas escuelas demuestran la Verdad Absoluta, pues, aunque sus argumentos se contradicen, tienen por objeto la misma causa suprema. Ambos tratan de entender al mismo Brahman Supremo, a quien ofrezco respetuosas reverencias.

Purport

SIGNIFICADO: En realidad, esta polémica puede verse desde dos ángulos distintos. Unos dicen que el Absoluto no tiene forma (nirākāra), y otros dicen que sí tiene forma (sākāra). Por lo tanto, el factor común es la palabra forma, que unos aceptan (asti astika), y otros tratan de negar (nāsti nāstika). El devoto, que considera la palabra «forma» (ākāra) como factor común de ambas posturas, ofrece respetuosas reverencias a la forma, mientras los demás continúan argumentando acerca de si el Absoluto tiene o no tiene forma.

En este verso es muy importante la palabra yoga-sāṅkhyayoḥYoga significa bhakti-yoga, pues los yogīs también aceptan la existencia del Alma Suprema omnipresente y tratan de ver esa Alma Suprema dentro de sus corazones. Como se afirma en el Śrīmad-Bhāgavatam (12.13.1): dhyānāvasthita-tad-gatena manasā paśyanti yaṁ yoginaḥ: El devoto trata de ponerse en contacto directo con la Suprema Personalidad de Dios, mientras que el yogī trata de encontrar a la Superalma dentro del corazón por medio de la meditación. Así, tanto directa como indirectamente, yoga significa bhakti-yogaSāṅkhya, sin embargo, se refiere al estudio físico de la situación cósmica a través del conocimiento especulativo. Por lo general, esto recibe el nombre de jñāna-śāstra. Los seguidores del sāṅkhya están apegados al Brahman impersonal, pero la Verdad Absoluta puede conocerse de tres maneras distintas: brahmeti paramātmeti bhagavān iti śabdyate: La Verdad Absoluta es una, pero, mientras unos consideran que es el Brahman impersonal, otros la ven como la Superalma que existe en todas partes, y otros como Bhagavān, la Suprema Personalidad de Dios. La discusión gira siempre en torno a la Verdad Absoluta.

Los impersonalistas y los personalistas discuten entre sí, pero tanto unos como otros se centran en el mismo Parabrahman, la misma Verdad Absoluta. En los yoga-śāstras se describe a Kṛṣṇa de la siguiente manera: kṛṣṇaṁ piśaṅgāmbaram ambujekṣaṇaṁ catur-bhujaṁ śaṅkha-gadādy-udāyudham. Con estas palabras se describen los agradables rasgos del cuerpo de la Suprema Personalidad de Dios, Sus miembros y Sus ropas. El sāṅkhya-śāstra, sin embargo, niega la existencia de la forma trascendental del Señor. El sāṅkhya-śāstra dice que la Verdad Absoluta Suprema no tiene manos, piernas ni nombre: hy anāma-rūpa-guṇa-pāṇi-pādam acakṣur aśrotram ekam advitīyam api nāma-rūpādikaṁ nāsti. Losmantras védicos dicen: apāṇi-pādo javano grahītā: El Señor Supremo no tiene piernas ni brazos, pero puede aceptar todo lo que se Le ofrezca. En realidad, esas afirmaciones reconocen que el Supremo tiene brazos y piernas, pero niegan que esos brazos y piernas sean materiales; de ahí el nombre aprākṛta con que se designa al Absoluto. Kṛṣṇa, la Suprema Personalidad de Dios, tiene una forma de eternidad, conocimiento y bienaventuranza, sac-cid-ānanda-vigraha, pero no tiene forma material. Los seguidores del sāṅkhya, los jñānīs, niegan la forma material, y los devotos también saben perfectamente que la Verdad Absoluta, Bhagavān, no tiene forma material.

īśvaraḥ paramaḥ kṛṣṇaḥ
sac-cid-ānanda-vigrahaḥ
anādir ādir govindaḥ
sarva-kāraṇa-kāraṇam

«Kṛṣṇa, a quien se conoce como Govinda, es el controlador supremo. Él tiene un cuerpo espiritual, bienaventurado y eterno. Él es el origen de todo. Él no tiene ningún otro origen, pues es la causa original de todas las causas». El concepto del Absoluto sin brazos ni piernas y el concepto del Absoluto con brazos y piernas parecen contradictorios, pero ambos coinciden en la misma verdad acerca de la Persona Absoluta Suprema. Por lo tanto, la palabra vastu-niṣṭhayoḥ que se emplea en este verso indica que ambos, los yogīs y los seguidores del Sāṅkhya, tienen fe en la realidad, pero sus argumentos al respecto parten de puntos de vista distintos, al centrarse en la identidad material o la espiritual. El punto común es el Parabrahman, bṛhat. Tanto unos como otros, los yogīs y los seguidores del Sāṅkhya, hablan del mismo Brahman, pero como lo abordan desde ángulos distintos, sus conclusiones son distintas.

Las pautas que se dan en el bhakti-śāstra nos orientan en la dirección perfecta, pues en el Bhagavad-gītā la Suprema Personalidad de Dios dice: bhaktyā mām abhijānāti: «Solo se Me puede conocer mediante el servicio devocional». Losbhaktas saben que la Persona Suprema no tiene forma material, mientras que los jñānīs simplemente niegan la forma material. Es, por lo tanto, necesario refugiarse en la senda de la devoción, bhakti-mārga; de ese modo, todo quedará claro. Los jñānīs se concentran en el virāṭ-rūpa, la gigantesca forma universal del Señor. Ese sistema es un buen comienzo para las personas demasiado materialistas, pero no hay por qué pensar continuamente en ese virāṭ-rūpa. Cuando Kṛṣṇa mostró Suvirāṭ-rūpa a Arjuna, Arjuna la miró, pero no quiso seguir viéndola eternamente. Por eso pidió al Señor que volviese a Su forma original de Kṛṣṇa con dos brazos. En conclusión, los sabios eruditos no ven contradicción alguna en el hecho de que los devotos se concentren en la forma espiritual del Señor (īśvaraḥ paramaḥ kṛṣṇaḥ sac-cid-ānanda-vigrahaḥ). En relación con esto, Śrīla Madhvācārya dice que los no devotos son poco inteligentes y creen que su conclusión es la definitiva, pero los devotos, cuyo conocimiento es completo, pueden comprender que el objetivo supremo es la Suprema Personalidad de Dios.