Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.18.11

Texto

yat-saṅga-labdhaṁ nija-vīrya-vaibhavaṁ
tīrthaṁ muhuḥ saṁspṛśatāṁ hi mānasam
haraty ajo ’ntaḥ śrutibhir gato ’ṅgajaṁ
ko vai na seveta mukunda-vikramam

Synonyms

yat — de quienes (los devotos); saṅga-labdham — obtenida mediante la compañía; nija-vīrya-vaibhavam — cuya influencia es extraordinaria; tīrtham — lugares sagrados, como el Ganges; muhuḥ — repetidamente; saṁspṛśatām — de aquellos que tocan; hi — ciertamente; mānasam — las cosas sucias que están en la mente; harati — desvanece; ajaḥ — el innaciente supremo; antaḥ — en lo profundo del corazón; śrutibhiḥ — por los oídos; gataḥ — que han entrado; aṅga-jam — cosas sucias, o infecciones del cuerpo; kaḥ — quién; vai — en verdad; na — no; seveta — serviría; mukunda-vikramam — las gloriosas actividades de Mukunda, la Suprema Personalidad de Dios.

Translation

En compañía de personas completamente consagradas a la Suprema Personalidad de Dios, Mukunda, podemos escuchar acerca de las poderosas actividades del Señor, y llegar a comprenderlas en poco tiempo. Las actividades de Mukunda son tan potentes que, con solo escucharlas, de inmediato entramos en contacto con el Señor. En forma de vibraciones sonoras, la Verdad Absoluta, la Personalidad de Dios, entra en el corazón de la persona ansiosa por escuchar constantemente las narraciones de las poderosas actividades del Señor, y limpia su corazón de todas las contaminaciones. Por otra parte, bañarse en el Ganges también reduce la contaminación y las infecciones corporales; sin embargo, ese proceso y el proceso de visitar los lugares sagrados solo pueden limpiar el corazón después de mucho tiempo de práctica. Por consiguiente, ¿qué hombre cuerdo prescindiría de la relación con devotos, que trae rápidamente la perfección de la vida?

Purport

SIGNIFICADO: Bañarse en el Ganges puede, sin lugar a dudas, curarnos de muchas enfermedades infecciosas, pero no puede purificar una mente que está apegada a la materia y es la causa de todo tipo de contaminaciones en la existencia material. Sin embargo, cuando nos relacionamos directamente con el Señor Supremo escuchando acerca de Sus actividades, la suciedad de la mente se limpia, y en muy poco tiempo nos volvemos conscientes de Kṛṣṇa. Esto lo confirma Sūta Gosvāmī en el Śrīmad-Bhāgavatam (1.2.17):

śṛṇvatāṁ sva-kathāḥ kṛṣṇaḥ
puṇya-śravaṇa-kīrtanaḥ
hṛdy antaḥ-stho hy abhadrāṇi
vidhunoti suhṛt-satām

El Señor Supremo, que está en el corazón de todos, Se siente muy complacido cuando alguien escucha narraciones acerca de Sus actividades; Él en persona elimina la suciedad de la mente de quien así escucha. Hṛdy antaḥ-stho hy abhadrāṇi vidhunoti: Él limpia la mente de toda suciedad. Esas impurezas de la mente son la causa de la existencia material. Cuando alguien logra purificar su mente, de inmediato recupera su posición original consciente de Kṛṣṇa, y de ese modo obtiene el éxito en la vida. Por esa razón, todos los grandes santos que siguieron la línea devocional recomiendan encarecidamente el proceso de escuchar. Śrī Caitanya Mahāprabhu introdujo el canto en congregación del mantra Hare Kṛṣṇa para dar a todo el mundo la oportunidad de escuchar el santo nombre de Kṛṣṇa, pues el simple hecho de escuchar Hare Kṛṣṇa, Hare Kṛṣṇa, Kṛṣṇa Kṛṣṇa, Hare Hare/ Hare Rāma, Hare Rāma, Rāma Rāma, Hare Hare, nos purifica (ceto-darpaṇa-mārjanam). Por consiguiente, la principal actividad de nuestro movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa es cantar el mantra Hare Kṛṣṇa por todo el mundo.

Cuando nuestra mente se ha limpiado con el canto de Hare Kṛṣṇa, poco a poco nos vamos elevando al plano de conciencia de Kṛṣṇa, y leemos libros como el Bhagavad-gītā, el Śrīmad-Bhāgavatam, el Caitanya-caritāmṛta y El néctar de la devoción. De ese modo, como se explica en el Śrīmad-Bhāgavatam (1.2.18), nos vamos purificando cada vez más de la contaminación material:

naṣṭa-prāyeṣv abhadreṣu
nityaṁ bhāgavata-sevayā
bhagavaty uttama-śloke
bhaktir bhavati naiṣṭhikī

«El proceso de escuchar regularmente el Bhāgavatam y ofrecer servicio al devoto puro destruye prácticamente por completo todo lo que perturba al corazón; de ese modo, el servicio amoroso al glorioso Señor, a quien Se alaba con canciones trascendentales, se establece como un hecho irrevocable». Así pues, por el simple proceso de escuchar las poderosas actividades del Señor, el corazón del devoto se limpia casi por completo de las contaminaciones materiales, y su posición original como sirviente eterno, parte integral del Señor, se manifiesta. A medida que el devoto se ocupa en servicio devocional, la influencia de las modalidades de la pasión y la ignorancia se va disipando, hasta que el devoto actúa solamente en el plano de la modalidad de la bondad. Es entonces cuando alcanza la felicidad y continúa avanzando en el cultivo de conciencia de Kṛṣṇa.

Todos los grandes ācāryas han recomendado encarecidamente que se dé a la gente la oportunidad de escuchar acerca del Señor Supremo. El éxito está entonces asegurado. Cuanto más limpiamos de nuestros corazones la suciedad de los apegos materiales, más atracción sentimos por el nombre, la forma, las cualidades, los objetos y las actividades de Kṛṣṇa. Esa es la esencia del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa.