Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.14.43

Texto

yo dustyajān dāra-sutān
suhṛd rājyaṁ hṛdi-spṛśaḥ
jahau yuvaiva malavad
uttamaśloka-lālasaḥ

Palabra por palabra

yaḥ—el mismo Jaḍa Bharata que en el pasado había sido Mahārāja Bharata, el hijo de Mahārāja Ṛṣabhadeva; dustyajān—muy difíciles de abandonar; dāra-sutān—a la esposa y los hijos, o la vida familiar muy opulenta; suhṛt—amigos y bienquerientes; rājyam—un reino que abarcaba el mundo entero; hṛdi-spṛśaḥ—lo que está en lo más hondo del corazón; jahau—abandonó; yuvā eva—aunque todavía era joven; mala-vat—como excremento; uttama-śloka-lālasaḥ—que estaba tan deseoso de servir a la Suprema Personalidad de Dios, a quien se conoce como Uttamaśloka.

Traducción

Cuando estaba en la flor de la juventud, el gran Mahārāja Bharata lo abandonó todo, porque estaba deseoso de servir a la Suprema Personalidad de Dios, Uttamaśloka. Abandonó a su bella esposa, a sus buenos hijos, a sus grandes amigos y un imperio enorme. Eran cosas muy difíciles de abandonar, pero Mahārāja Bharata era tan excelso que las abandonó como se abandona el excremento después de evacuar. Esa era la grandeza de su majestad.

Significado

El nombre de Dios es Kṛṣṇa porque es tan atractivo que por Él el devoto puro puede abandonar todo lo que existe en el mundo material. Mahārāja Bharata era un rey ideal, instructor y emperador del mundo. Poseía todas las opulencias del mundo material; pero Kṛṣṇa es tan atractivo que atrajo al rey Bharata, haciendo que se desapegase de todas sus posesiones materiales. Aun así, por alguna razón, el rey se apegó a un cervatillo y cayó de su posición. En su siguiente vida tuvo que aceptar un cuerpo de ciervo. Pero, debido a la gran misericordia de Kṛṣṇa, no olvidó su posición y podía entender por qué había caído. Por eso, en su siguiente vida, como Jaḍa Bharata, Mahārāja Bharata tuvo mucho cuidado de no desperdiciar su energía; para poder concentrarse en su servicio devocional, se hacía pasar por sordomudo. Del gran rey Bharata tenemos que aprender a ser cuidadosos en el cultivo de conciencia de Kṛṣṇa. Una pequeña distracción retrasará nuestro servicio devocional. Aun así, el servicio ofrecido a la Suprema Personalidad de Dios nunca se pierde: svalpam apy asya dharmasya trāyate mahato bhayāt (Bg. 2.40). Un poco de servicio devocional sincero es un bien permanente. Como se afirma en elŚrīmad-Bhāgavatam (1.5.17):

tyaktvā sva-dharmaṁ caraṇāmbujaṁ harer
bhajann apakvo ’tha patet tato yadi
yatra kva vābhadram abhūd amuṣya kiṁ
ko vārtha āpto ’bhajatāṁ sva-dharmataḥ

Si de un modo u otro sentimos atracción por Kṛṣṇa, todo lo que hacemos como servicio devocional es un bien permanente. Incluso si caemos, por inmadurez o debido a las malas compañías, los méritos devocionales nunca se pierden. Acerca de esto hay abundantes ejemplos: Ajāmila, Mahārāja Bharata, y muchos otros. El movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa está dando a todo el mundo la oportunidad de que al menos se ocupen en servicio devocional durante un tiempo. Un poco de servicio nos servirá de estímulo para avanzar y, de ese modo, lograr el éxito en la vida.

In this verse the Lord is described as Uttamaśloka. Uttama means “the best,” and śloka means “reputation.” Lord Kṛṣṇa is full in six opulences, one of which is reputation. Aiśvaryasya samagrasya vīryasya yaśasaḥ śriyaḥ (Viṣṇu Purāṇa 6.5.47). Kṛṣṇa’s reputation is still expanding. We are spreading the glories of Kṛṣṇa by pushing forward this Kṛṣṇa consciousness movement. Kṛṣṇa’s reputation, five thousand years after the Battle of Kurukṣetra, is still expanding throughout the world. Every important individual within this world must have heard of Kṛṣṇa, especially at the present moment, due to the Kṛṣṇa consciousness movement. Even people who do not like us and want to suppress the movement are also somehow or other chanting Hare Kṛṣṇa. They say, “The Hare Kṛṣṇa people should be chastised.” Such foolish people do not realize the true value of this movement, but the mere fact that they want to criticize it gives them a chance to chant Hare Kṛṣṇa, and this is its success.