Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.8.17

Texto

dīrghaṁ śvasantī vṛjinasya pāram
apaśyatī bālakam āha bālā
māmaṅgalaṁ tāta pareṣu maṁsthā
bhuṅkte jano yat para-duḥkhadas tat

Palabra por palabra

dīrgham—pesada; śvasantī—respiración; vṛjinasya—del peligro; pāram—limitación; apaśyatī—sin encontrar; bālakam—a su hijo; āha—dijo; bālā—la dama; mā—que no haya; amaṅgalam—mala fortuna; tāta—mi querido hijo; pareṣu—a otros; maṁsthāḥ—deseo; bhuṅkte—sufrido; janaḥ—persona; yat—la que; para-duḥkhadaḥ—que está dispuesta a causar dolor a otros; tat—esa.

Traducción

Su respiración también se hizo muy pesada, y en realidad no sabía cómo solucionar aquella dolorosa situación. No encontrando ningún remedio, dijo a su hijo: Querido hijo mío, nunca desees nada malo a los demás. Todo el que causa dolor a otros, tiene que sufrirlo también en su persona.