Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.28.34

Texto

hitvā gṛhān sutān bhogān
vaidarbhī madirekṣaṇā
anvadhāvata pāṇḍyeśaṁ
jyotsneva rajanī-karam

Palabra por palabra

hitvā—abandonando; gṛhān—hogar; sutān—hijos; bhogān—felicidad material; vaidarbhī—la hija del rey Vidarbha; madira-īkṣaṇā—de ojos encantadores; anvadhāvata—siguió; pāṇḍya-īśam—al rey Malayadhvaja; jyotsnā iva—como la luz de la luna; rajanī-karam—a la luna.

Traducción

Tal como la luz de la luna sigue a la luna por la noche, inmediatamente después de que el rey Malayadhvaja partiera hacia Kulācala, su devota esposa, de encantadores ojos, le siguió, abandonando por completo la felicidad del hogar, a pesar de la familia y los hijos.

Significado

De la misma manera que en la etapa de vānaprastha la esposa sigue al esposo, cuando el maestro espiritual se retira para ejecutar nirjana-bhajana, algunos de sus devotos avanzados le siguen y se ocupan en su servicio personal. En otras palabras, los que están muy atraídos por la vida familiar deben ofrecer servicio al maestro espiritual y abandonar la supuesta felicidad que ofrecen la sociedad, la amistad y el amor. A este respecto es muy significativo un verso de Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura en su Gurv-aṣṭaka: yasya prasādād bhagavat-prasādaḥ. El discípulo siempre debe recordar que sirviendo al maestro espiritual podrá avanzar fácilmente en el proceso de conciencia de Kṛṣṇa. Todas las Escrituras nos recuerdan que complacer al maestro espiritual y servirle directamente es la manera de alcanzar la etapa más elevada de perfección en el servicio devocional.

En este verso también es significativa la palabra madirekṣaṇā. En su Sandarbha, Śrīla Jīva Gosvāmī ha explicado que la palabra madira significa «embriagante». A la persona cuyos ojos se embriagan al ver a la Deidad, se le puede aplicar el adjetivo madirekṣaṇa. Los ojos de la reina Vaidarbhī eran encantadores, madirekṣaṇa, tal como los ojos de alguien que se ocupa en ver a la Deidad en el templo. Solo el devoto que es avanzado puede fijar los ojos en la Deidad del templo.