Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.17.31

Texto

ya etad ādāv asṛjac carācaraṁ
sva-māyayātmāśrayayāvitarkyayā
tayaiva so ’yaṁ kila goptum udyataḥ
kathaṁ nu māṁ dharma-paro jighāṁsati

Palabra por palabra

yaḥ—el que; etat—esas; ādau—al principio de la creación; asṛjat—creó; cara-acaram—entidades vivientes móviles e inmóviles; sva-māyayā—por su propia potencia; ātma-āśrayayā—refugiadas bajo su propia potencia; avitarkyayā—inconcebible; tayā—por esa misma māyā; eva—ciertamente; saḥ—él; ayam—este rey; kila—ciertamente; goptum udyataḥ—dispuesto a dar protección; katham—cómo; nu—entonces; mām—a mí; dharma-paraḥ—el que sigue estrictamente los principios religiosos; jighāṁsati—desea matar.

Traducción

Al principio de la creación, y mediante tu energía inconcebible, creaste a todas esas entidades vivientes móviles e inmóviles. Y ahora, mediante esa misma energía, te dispones a protegerlas. En verdad, eres el supremo protector de los principios religiosos. ¿Por qué estás tan deseoso de matarme, a pesar de que he adoptado la forma de una vaca?

Significado

El argumento del planeta Tierra es que alguien que crea es también muy libre de destruir. El planeta Tierra pregunta por qué el Señor quiere matarla, cuando Él está dispuesto a brindar Su protección a todos. A fin de cuentas, se trata de la Tierra, la morada de todas las demás entidades vivientes, la misma Tierra que produce los cereales que esas entidades vivientes necesitan.