Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.12.46

Texto

śrutvaitac chraddhayābhīkṣṇam
acyuta-priya-ceṣṭitam
bhaved bhaktir bhagavati
yayā syāt kleśa-saṅkṣayaḥ

Palabra por palabra

śrutvā—por el hecho de escuchar; etat—esto; śraddhayā—con fe; abhīkṣṇam—una y otra vez; acyuta—a la Suprema Personalidad de Dios; priya—querido; ceṣṭitam—actividades; bhavet—adquiere; bhaktiḥ—devoción; bhagavati—a la Suprema Personalidad de Dios; yayā—por el cual; syāt—debe ser; kleśa—de miserias; saṅkṣayaḥ—atenuación completa.

Traducción

Todo el que escuche la narración de la vida de Dhruva Mahārāja y que una y otra vez trate de entender, con fe y devoción, la pureza de su carácter, alcanza el plano de la devoción pura, y ejecuta servicio devocional puro. Con esas actividades puede atenuar la influencia de las tres condiciones miserables de la vida material.

Significado

En este verso es muy significativa la palabra acyuta-priya. El prestigio y el carácter de Dhruva Mahārāja son grandiosos porque él es muy querido de Acyuta, la Suprema Personalidad de Dios. De la misma forma que los pasatiempos y actividades del Señor Supremo son agradables al oído, la actividad de escuchar acerca de Sus devotos, que le son muy queridos a la Persona Suprema, también es agradable y está llena de potencia. Basta con leer una y otra vez acerca de Dhruva Mahārāja, escuchando y leyendo estos capítulos, para alcanzar la perfección más elevada de la vida en el sentido que se desee; y, lo que es más importante, se tiene la oportunidad de llegar a ser un gran devoto, lo cual significa poner punto final a todas las circunstancias miserables de la vida materialista.