Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.9.8

Texto

kṣut-tṛṭ-tridhātubhir imā muhur ardyamānāḥ
śītoṣṇa-vāta-varaṣair itaretarāc ca
kāmāgninācyuta-ruṣā ca sudurbhareṇa
sampaśyato mana urukrama sīdate me

Palabra por palabra

kṣut—hambre; tṛṭ—sed; tri-dhātubhiḥ—tres humores, a saber: moco, bilis y viento; imāḥ—todos ellos; muhuḥ—siempre; ardyamānāḥ—perplejos; śīta—invierno; uṣṇa—verano; vāta—viento; varaṣaiḥ—por lluvias; itara-itarāt—y muchas otras perturbaciones; ca—también; kāma-agninā—por fuertes impulsos sexuales; acyuta-ruṣā—ira infatigable; ca—también; sudurbhareṇa—sumamente insoportable; sampaśyataḥ—observando así; manaḥ—mente; urukrama—¡oh, gran actor!; sīdate—se desanima; me—mía.

Traducción

¡Oh, gran actor, mi Señor! Todas estas pobres criaturas están constantemente perplejas por el hambre, la sed, el severo frío, las secreciones y la bilis, atacadas por un helado invierno, un verano sofocante, lluvias, y muchos otros elementos perturbadores, y dominadas por fuertes impulsos sexuales y una infatigable ira. Yo me compadezco de ellas, y estoy muy afligido por ellas.

Significado

Un devoto puro del Señor, como Brahmā y las personas de su sucesión discipular, se siente siempre infeliz de ver las perplejidades de las almas condicionadas, que están sufriendo las embestidas de las tres clases de miserias características del cuerpo y de la mente, de las perturbaciones de la naturaleza material, y de muchas otras de esas desventajas materiales. Algunas personas que sufren, a veces se erigen en líderes de la gente, sin conocer las medidas adecuadas para aliviar esas dificultades, y los desafortunados seguidores son puestos en mayores desventajas bajo ese supuesto liderazgo. Es como el caso de un ciego que lleva a otro ciego a caer a un pozo. En consecuencia, a menos que los devotos del Señor se compadezcan de ellos y les enseñen el verdadero sendero, sus vidas son fracasos sin esperanzas. Los devotos del Señor que voluntariamente asumen la responsabilidad de elevar a los necios y materialistas disfrutadores de los sentidos, tienen una relación tan íntima con el Señor como la que tiene Brahmā.