Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.22.23

Texto

śatarūpā mahā-rājñī
pāribarhān mahā-dhanān
dampatyoḥ paryadāt prītyā
bhūṣā-vāsaḥ paricchadān

Palabra por palabra

śatarūpā—Śatarūpā; mahā-rājñī—la emperatriz; pāribarhān—dote; mahā-dhanān—valiosos regalos; dam-patyoḥ—a la novia y el novio; paryadāt—dio; prītyā—por afecto; bhūṣā—adornos; vāsaḥ—vestidos; paricchadān—artículos de uso doméstico.

Traducción

La emperatriz Śatarūpā, con gran afecto, obsequió al novio y a la novia con una dote de regalos muy valiosos, como la ocasión requería: joyas, vestidos y artículos hogareños.

Significado

En la India tiene todavía vigor la costumbre de dar una dote cuando se da una hija en caridad. Los regalos se hacen conforme a la posición del padre de la novia. Pāribarhān mahā-dhanān se refiere a la dote que se debe ceder al novio cuando hay un casamiento. Aquí mahā-dhanān se refiere a regalos muy valiosos, propios de la dote de una emperatriz. Aquí aparecen también las palabras bhūṣā-vāsaḥ paricchadān. Bhūṣā significa «adornos», vāsaḥ significa «ropas», y paricchadān significa «diversos artículos hogareños». Kardama Muni, que hasta entonces había observado celibato como brahmacārī, recibió todas las cosas apropiadas para la ceremonia de boda de la hija de un emperador. La novia, Devahūti, iba ataviada con muchos adornos y costosos vestidos.

Fue así como Kardama Muni se casó con toda opulencia con una esposa cualificada, y recibió como dote todo el ajuar necesario para la vida familiar. Todavía hoy, en los casamientos al estilo védico, el padre de la novia entrega al novio una dote similar; incluso en la India extremadamente pobre hay casamientos en los que se gastan cientos y miles de rupias en la dote. Este sistema no es ilegal, como algunos han tratado de probar. La dote es un regalo que el padre hace a la hija para mostrarle su buena voluntad, y es obligatorio. En casos excepcionales, el padre es completamente incapaz de dar una dote; el mandamiento entonces es que dé, por lo menos, una fruta y una flor. Como se afirma en el Bhagavad-gītā, también se puede complacer a Dios con tan solo una fruta y una flor. Cuando no hay solvencia financiera ni posibilidades de reunir una dote de otra manera, se puede dar una fruta y una flor para satisfacer al novio.