Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 2.7.38

Texto

yarhy ālayeṣv api satāṁ na hareḥ kathāḥ syuḥ
pāṣaṇḍino dvija-janā vṛṣalā nṛdevāḥ
svāhā svadhā vaṣaḍ iti sma giro na yatra
śāstā bhaviṣyati kaler bhagavān yugānte

Synonyms

yarhi — cuando ocurre; ālayeṣu — en la residencia de; api — incluso; satām — caballeros civilizados; na — no; hareḥ — de la Personalidad de Dios; kathāḥ — temas; syuḥ — ocurrirán; pāṣaṇḍinaḥ — ateos; dvija-janāḥ — personas que declaran ser las tres clases superiores (brāhmaṇas, kṣatriyas y vaiśyas); vṛṣalāḥ — los śūdras de clase inferior; nṛ-devāḥ — ministros del gobierno; svāhā — himnos para realizar sacrificios; svadhā — los ingredientes para realizar sacrificios; vaṣaṭ — el altar del sacrificio; iti — todos estos; sma — habrán; giraḥ — palabras; na — nunca; yatra — en ninguna parte; śāstā — el castigador; bhaviṣyati — aparecerá; kaleḥ — de la era de Kali; bhagavān — la Personalidad de Dios; yuga-ante — al final de.

Translation

Luego, al final de Kali-yuga, cuando ya no existan temas que traten de Dios, ni siquiera en las residencias de los supuestos santos y caballeros respetables de las tres castas superiores, y cuando el poder del gobierno se traslade a las manos de los ministros elegidos entre la clase śūdra de bajo nacimiento o de aquellos más bajos que ellos, y cuando ya no se conozca nada de las técnicas de sacrificio, ni siquiera de palabra, en ese momento el Señor aparecerá como el castigador supremo.

Purport

SIGNIFICADO: Los síntomas de las peores condiciones del mundo material, que se presentará en la última etapa de esta era denominada Kali-yuga, se exponen aquí. La esencia de esas condiciones es el ateísmo. Incluso los supuestos santos y supuestas castas superiores de las órdenes sociales, generalmente conocidos como los dvija-janas o los nacidos dos veces, se volverán ateos. En consecuencia, todos ellos olvidarán prácticamente hasta el santo nombre del Señor, y ni qué hablar de Sus actividades. Las castas superiores de la sociedad, es decir, la clase de hombres inteligentes que guían los destinos de las órdenes, la clase de administradores que guían la ley y el orden de la sociedad, y la clase de los productores que guían el desarrollo económico de la sociedad, deben estar todas muy versadas en el conocimiento del Señor Supremo, conociendo de hecho Su nombre, naturaleza, pasatiempos, séquito, enseres y personalidades. Los santos y las castas u órdenes superiores de la sociedad se juzgan como tales por la proporción de conocimiento que poseen de la ciencia de Dios, o tattva-jñana, y no por ninguna clase de derechos de nacimiento o designaciones corporales. Esas designaciones, sin ningún conocimiento de la ciencia de Dios ni conocimiento práctico del servicio devocional, se consideran que son adornos de cuerpos muertos. Y cuando en la sociedad hay demasiada preponderancia de esos adornados cuerpos muertos, se desarrollan muchísimas anomalías en la progresiva y pacífica vida del ser humano. Debido a la falta de entrenamiento o cultura que existe en la sección superior de las órdenes sociales, ya no han de ser designadas como los dvija-janas, o los nacidos dos veces. El significado de ser nacido dos veces se ha explicado en muchos lugares de estas grandiosas Escrituras, y de nuevo aquí se le recuerda a uno que el nacimiento que ocurre por la vida sexual del padre y la madre, se denomina nacimiento animal. Pero ese nacimiento animal y el progreso de la vida bajo los principios animales de comer, dormir, temer y aparearse (sin cultivo específico alguno de la vida espiritual) se denomina la vida śūdra o, para ser más explícitos, la inculta vida de la clase inferior de los hombres. Se afirma aquí que el poder gubernamental de la sociedad en Kali-yuga será transferido a las incultas y ateas clases trabajadores de los hombres y, por consiguiente, los nṛdevas (o los ministros del gobierno) serán los vṛṣalas, o los incultos hombres de la clase inferior de la sociedad. Nadie puede esperar ninguna paz ni prosperidad en una sociedad humana llena de incultas clases inferiores de hombres. Los signos de esos incultos animales sociales se encuentran ya en boga, y es deber de los líderes de los hombres tomar nota de ello y tratar de reformar el orden social, introduciendo los principios de los hombres nacidos dos veces y entrenados en la ciencia del cultivo de la conciencia de Dios. Ello puede hacerse mediante la expansión de la cultura del Śrīmad-Bhāgavatam por todas partes del mundo. Ante la condición degradada de la sociedad humana, el Señor se encarna como Kalki avatāra y mata sin misericordia a todos los demonios.