Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 10.8.22

Texto

tāv aṅghri-yugmam anukṛṣya sarīsṛpantau
ghoṣa-praghoṣa-ruciraṁ vraja-kardameṣu
tan-nāda-hṛṣṭa-manasāv anusṛtya lokaṁ
mugdha-prabhītavad upeyatur anti mātroḥ

Palabra por palabra

tau—Kṛṣṇa y Balarāma; aṅghri-yugmam anukṛṣya—arrastrando Sus piernas; sarīsṛpantau—reptar como serpientes; ghoṣa-praghoṣa-ruciram—produciendo con Sus campanitas tobilleras un sonido de lo más dulce para el oído; vraja-kardameṣu—en el barro formado por la bosta y la orina de las vacas en la tierra de Vrajabhūmi; tat-nāda—con el sonido de esas campanitas tobilleras; hṛṣṭa-manasau—muy complacidos; anusṛtya—seguir; lokam—a otras personas; mugdha—así encantados; prabhīta-vat—de nuevo con miedo de ellas; upeyatuḥ—regresaban inmediatamente; anti mātroḥ—hacia Sus madres.

Traducción

Cuando Kṛṣṇa y Balarāma, ayudándose de la fuerza de Sus piernas, se metían a gatas en los barrizales de bosta y orina de vaca que se formaban en Vraja, Sus movimientos eran como el reptar de las serpientes, y el sonido de Sus campanitas tobilleras era encantador. Muy complacidos con el sonido de las campanitas tobilleras de otras personas, solían seguirlas como si fuesen hacia Sus madres, pero cuando Se daban cuenta de Su error, Se asustaban y regresaban hacia Sus verdaderas madres, Yaśodā y Rohiṇī.

Significado

Yendo a gatas por Vrajabhūmi, Kṛṣṇa y Balarāma Se sentían atraídos por el sonido de las campanitas tobilleras, de modo que, a veces, seguían a otras personas, que, divertidas con los movimientos de Kṛṣṇa y Balarāma, exclamaban: «¡Oh, mira como gatean Kṛṣṇa y Balarāma!». Al oír esto, Kṛṣṇa y Balarāma Se daban cuenta de que las personas a las que iban siguiendo no eran Sus madres, y entonces regresaban a Sus verdaderas madres. De ese modo, la gente del vecindario, madre Yaśodā, Rohiṇī, y los propios Kṛṣṇa y Balarāma, disfrutaban con los movimientos de los dos niños.