Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 1.2.33

Texto

asau guṇamayair bhāvair
bhūta-sūkṣmendriyātmabhiḥ
sva-nirmiteṣu nirviṣṭo
bhuṅkte bhūteṣu tad-guṇān

Palabra por palabra

asau—ese Paramātmā; guṇa-mayaiḥ—influenciado por las modalidades de la naturaleza; bhāvaiḥ—naturalmente; bhūta—creado; sūkṣma—sutil; indriya—sentidos; ātmabhiḥ—por los seres vivientes; sva-nirmiteṣu—en Su propia creación; nirviṣṭaḥ—entrado; bhuṅkte—hace disfrutar; bhūteṣu—en las entidades vivientes; tat-guṇān—esas modalidades de la naturaleza.

Traducción

La Superalma entra en los cuerpos de los seres creados, los cuales están influenciados por las modalidades de la naturaleza material, y hace que ellos disfruten de los efectos de esas modalidades mediante la mente sutil.

Significado

Existen 8 400 000 especies de seres vivientes, comenzando con el más elevado ser intelectual, Brahmā, y descendiendo hasta la insignificante hormiga, y todos ellos están disfrutando del mundo material conforme a los deseos de la mente sutil y el cuerpo material burdo. El cuerpo material burdo se basa en las condiciones de la mente sutil, y los sentidos se crean según el deseo del ser viviente. El Señor, en la forma de Paramātmā, ayuda al ser viviente a obtener felicidad material, ya que el ser viviente, desde todos los puntos de vista, es incapaz de obtener lo que desea. Él propone, y el Señor dispone. En otro sentido, los seres vivientes son partes integrales del Señor, y, por ende, ellos y el Señor son uno. En el Bhagavad-gītā, el Señor ha declarado que los seres vivientes de todas las variedades de cuerpos son Sus hijos. Los sufrimientos y disfrutes de los hijos son indirectamente los sufrimientos y disfrutes del padre. Aun así, el padre no es de ninguna manera afectado directamente por el sufrimiento y el disfrute de los hijos. Él es tan bondadoso, que, en la forma de Paramātmā, permanece constantemente con el ser viviente y siempre trata de dirigirlo hacia la verdadera felicidad.