Skip to main content

CC Madhya-līlā 24.331

Texto

mantra-adhikārī, mantra-siddhy-ādi-śodhana
dīkṣā, prātaḥ-smṛti-kṛtya, śauca, ācamana

Palabra por palabra

mantra-adhikārī—la cualificación para recibir iniciación en un mantra; mantra-siddhi-ādi—la perfección del mantra, etc.; śodhana—la purificación; dīkṣā—la iniciación; prātaḥ-smṛti-kṛtya—los deberes matutinos y el recuerdo del Señor Supremo; śauca—la limpieza; ācamana—lavarse la boca y otras partes del cuerpo.

Traducción

«Debes explicar la cualificación necesaria para recibir un mantra, la perfección del mantra, la purificación del mantra, la iniciación, los deberes matutinos, el recuerdo del Señor Supremo, la limpieza y el aseo de la boca y de otras partes del cuerpo.

Significado

El Hari-bhakti-vilāsa (1194) da el siguiente mandamiento en relación con mantra-adhikārī, la cualificación para recibir iniciación en un mantra:

tāntrikeṣu ca mantreṣudīkṣāyāṁ yoṣitām api
sādhvīnām adhikāro ’sti
śūdrādīnāṁ ca sad-dhiyām

«Los śūdras y las mujeres que sean fieles y sinceramente interesados en entender la Verdad Absoluta están cualificados para recibir iniciación en los pañcarātrika-mantras». Esto lo confirma el Señor Kṛṣṇa en la Bhagavad-gītā (9.32):

māṁ hi pārtha vyapāśrityaye ’pi syuḥ pāpa-yonayaḥ
striyo vaiśyās tathā śūdrās
te ’pi yānti parāṁ gatiṁ

«¡Oh, hijo de Pṛthā!, aquellos que se refugian en Mí, aunque sean de nacimiento inferior −las mujeres, los vaiśyas [comerciantes] y los śūdras [trabajadores]−, pueden alcanzar el destino supremo».

Cuando alguien desea realmente servir a Kṛṣṇa, no importa si es un śūdra, un vaiśya o incluso una mujer. Si tiene un deseo ardiente y sincero de cantar el mantra Hare Kṛṣṇa o el dīkṣā-mantra, posee la aptitud necesaria para ser iniciado conforme al proceso pāñcarātrika. Según los principios védicos, sin embargo, sólo el brāhmaṇa que está plenamente ocupado en sus deberes prescritos puede recibir iniciación. Los śūdras y las mujeres no son admitidos en las iniciaciones vaidika. Sin ser considerado apto conforme al juicio del maestro espiritual, no se puede recibir un mantra pāñcarātrika-vidhi o vaidika-vidhi. Quien es apto para recibir el mantra, es iniciado mediante pāñcarātrika-vidhi o vaidika-vidhi. En cualquier caso, el resultado es el mismo.

En relación a mantra-siddhy-ādi-śodhana, la eficacia del mantra, Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura hace dieciséis divisiones, que se confirman en el Hari-bhakti-vilāsa (a partir de 1.204):

siddha-sādhya-susiddhāri-kramāj jñeyo vicakṣaṇaiḥ

Esas dieciséis divisiones se agrupan bajo cuatro principios: (1) siddha, (2) sādhya, (3) susiddha y (4) ari. Esos cuatro principios, a su vez, se dividen en: (1) siddha-siddha, (2) siddha-sādhya, (3) siddha-susiddha, (4) siddha-ari, (5) sādhya-siddha, (6) sādhya-sādhya, (7) sādhya-susiddha, (8) sādhya-ari, (9) susiddha-siddha, (10) susiddha-sādhya, (11) susiddha-susiddha, (12) susiddha-ari, (13) ari-siddha, (14) ari-sādhya, (15) ari-susiddha (16) ari-ari.

Los que han sido iniciados con el mantra de dieciocho sílabas no precisan tener en cuenta las dieciséis divisiones citadas. Como se instruye en el Hari-bhakti-vilāsa (1.215, 219, 220):

na cātra śātravā doṣānarṇasvādi-vicāraṇā
ṛkṣa-rāśi-vicāro vā
na kartavyo manau priye
nātra cintyo ’ri-śuddhyādirnāri-mitrādi-lakṣaṇam
siddha-sādhya-susiddhāri-rūpā nātra vicāraṇā

Existe el śodhana, la purificación del mantra, pero son consideraciones que no se aplican al Kṛṣṇa mantra. Balitvāt kṛṣṇa-mantrāṇāṁ saṁskārāpekṣaṇaṁ na hi: «El Kṛṣṇa mantra es tan fuerte que no hay ninguna necesidad de śodhana» (Hari-bhakti-vilāsa 1.235).

En cuanto a dīkṣā, consúltese el Madhya-līlā 15.108. En esencia, la persona que ha sido iniciada conforme al pāñcarātrika-vidhi ya ha alcanzado la posición de brāhmaṇa. Así lo instruye el Hari-bhakti-vilāsa (2.12):

yathā kāñcanatāṁ yātikāṁsyaṁ rasa-vidhānataḥ
tathā dīkṣā-vidhānena
dvijatvaṁ jāyate nṛṇām

«Así como el bronce se puede convertir en oro cuando se trata con mercurio, el discípulo iniciado por un guru genuino alcanza de inmediato la posición de brāhmaṇa».

En lo que se refiere al momento de dīkṣā (iniciación), todo depende de la posición del guru. Tan pronto como recibimos un maestro espiritual genuino, sea por casualidad o por un plan preconcebido, inmediatamente debemos aprovechar la oportunidad para recibir iniciación. En el libro titulado Tattva-sāgara se afirma:

durlabhe sad-gurūṇāṁ casakṛt-saṅga upasthite
tad-anujñā yadā labdhā
sa dīkṣāvasaro mahān
grāme vā yadi vāraṇyekṣetre vā divase niśi
āgacchati gurur daivād
yathā dīkṣā tad-ājñayā
yadaivecchā tadā dīkṣāguror ājñānurūpataḥ
na tīrthaṁ na vrataṁ hemo
na snānaṁ na japa-kriyā
dīkṣāyāḥ karaṇaṁ kintusvecchā-prāpte tu sad-gurau

«Si por casualidad obtenemos un sad-guru, no importa si estamos en el templo o en el bosque. Si el sad-guru, el maestro espiritual genuino, está de acuerdo, podemos recibir iniciación inmediatamente, sin esperar un momento o lugar adecuado».

En cuanto a prātaḥ-smṛti, recordar al Señor por la mañana, hay que levantarse en las primeras horas de la mañana (conocidas como brāhma-muhūrta), e inmediatamente cantar el mantra Hare Kṛṣṇa, o, por lo menos, «Kṛṣṇa, Kṛṣṇa, Kṛṣṇa». De ese modo, hay que recordar a Kṛṣṇa. También se deben recitar algunos ślokas u oraciones. Así nos volvemos inmediatamente auspiciosos y trascendentales a la infección de las cualidades materiales. En realidad, hay que recitar y recordar al Señor Kṛṣṇa las veinticuatro horas del día, o lo más posible:

smartavyaḥ satataṁ viṣṇurvismartavyo na jātucit
sarve vidhi-niṣedhāḥ syur
etayor eva kiṅkarāḥ

«Kṛṣṇa es el origen del Señor Viṣṇu. Él siempre debe ser recordado, y nunca ovidado. Todas las reglas y prohibiciones que se mencionan en los śāstras deben estar al servicio de estos dos principios». Esta cita pertenece al Bṛhat-sahasra-nāma-stotra, una sección del Padma Purāṇa.

La palabra prātaḥ-kṛtya de este verso del Caitanya-caritāmṛta significa que hay que evacuar diariamente por la mañana y a continuación darse un baño para asearse. Hay que hacer gárgaras (ācamana) y cepillarse los dientes (danta-dhāvana). Esto debe hacerse, o bien con ramitas o bien con un cepillo de dientes, según lo que pueda utilizarse en el momento. Con ello se purifica la boca. A continuación, hay que bañarse. De hecho, los casados y vānaprasthas deben bañarse dos veces al día (prātar-madhyāhnayoḥ snānaṁ vānaprastha-gṛhasthayoḥ). El sannyāsī debe bañarse tres veces al día, y el brahmacārī puede bañarse una sola vez. Cuando no sea posible bañarse en agua, se puede recitar el mantra Hare Kṛṣṇa a modo de baño. También se debe hacer sandhyādi-vandana, es decir, recitar el mantra gāyatrī tres veces al día, por la mañana, al mediodía y al atardecer.