Skip to main content

CC Madhya-līlā 20.272

Texto

sei puruṣa māyā-pāne kare avadhāna
prakṛti kṣobhita kari’ kare vīryera ādhāna

Synonyms

sei puruṣa — esa Suprema Personalidad de Dios; māyā-pāne — hacia māyā; kare avadhāna — mira; prakṛti — la naturaleza material; kṣobhita kari’ — haciendo agitarse; kare — fecunda; vīryera — del semen; ādhāna — inyección.

Translation

«Cuando la Suprema Personalidad de Dios lanza Su mirada sobre la energía material, ésta se agita. En ese momento, el Señor inyecta el semen original de las entidades vivientes.

Purport

SIGNIFICADO: En la Bhagavad-gītā (7.10), Kṛṣṇa dice: bījaṁ māṁ sarva-bhūtānām: «Yo soy la semilla original de toda existencia». Esto se confirma también en otro verso de la Bhagavad-gītā (14.4):

sarva-yoniṣu kaunteyamūrtayaḥ sambhavanti yāḥ
tāsāṁ brahma mahad yonir
ahaṁ bīja-pradaḥ pitā

«Has de saber, ¡oh, hijo de Kuntī!, que todas las especies de vida aparecen mediante su nacimiento en esta naturaleza material, y que Yo soy el padre que aporta la simiente».

Para una explicación más detallada, se puede consultar la Brahma-saṁhitā (Capítulo Quinto, Versos 10-13). La Brahma-saṁhitā afirma también (5.51):

agnir mahī gaganam ambu marud diśaś ca
kālas tathātma-manasīti jagat-trayāṇi
yasmād bhavanti vibhavanti viśanti yaṁ ca
govindam ādi-puruṣaṁ tam ahaṁ bhajāmi

Todos los elementos materiales, así como las chispas espirituales (las almas individuales), emanan de la Suprema Personalidad de Dios. Así lo confirma el Vedānta-sūtra (1.1.2): janmādy asya yataḥ: «la Verdad Absoluta es aquel de quien todo emana, sarva-kāraṇa-kāraṇam». Él es la Verdad Suprema: satyaṁ paraṁ dhīmahi (Bhāg. 1.1.1). La verdad absoluta y suprema es Kṛṣṇa. Oṁ namo bhagavate vāsudevāya/ janmādy asya yato ‘nvayād itarataś cārtheṣv abhijñaḥ sva-rāṭ: «la Verdad Absoluta es una persona que, directa e indirectamente, es consciente de toda la manifestación cósmica» (Bhāg. 1.1.1).

La Verdad Absoluta, la Suprema Personalidad de Dios, educó al Señor Brahmā desde el corazón (Bhāg. 1.1.1): tene brahma hṛdā ya ādi-kavaye. Por lo tanto, la Verdad Absoluta no puede ser materia inerte; la Verdad Absoluta tiene que ser la Persona Suprema misma. Sei puruṣa māyā-pāne kare avadhāna. Simplemente con Su mirada, la naturaleza material queda fecundada con todas las entidades vivientes. En función de su karma y de sus actividades fruitivas, éstas surgen en distintos cuerpos. Así lo explica la Bhagavad-gītā (2.13):

dehino ’smin yathā dehekaumāraṁ yauvanaṁ jarā
tathā dehāntara-prāptir
dhīras tatra na muhyati

«Del mismo modo que el alma encarnada pasa en este cuerpo continuamente de la niñez a la juventud y a la vejez, pasa también a otro cuerpo en el momento de la muerte. La persona sensata no se confunde ante ese cambio».