Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 6.17.38

Texto

jajñe tvaṣṭur dakṣiṇāgnau
dānavīṁ yonim āśritaḥ
vṛtra ity abhivikhyāto
jñāna-vijñāna-saṁyutaḥ

Palabra por palabra

jajñe—nació; tvaṣṭuḥ—del brāhmaṇa llamado Tvaṣṭā; dakṣiṇa-agnau—en el sacrificio de fuego dakṣiṇāgni; dānavīm—demoníaca; yonim—especie de vida; āśritaḥ—refugiándose en; vṛtraḥ—Vṛtra; iti—así; abhivikhyātaḥ—famoso; jñāna-vijñāna-saṁyutaḥ—perfectamente dotado con el conocimiento trascendental y la aplicación práctica de ese conocimiento en la vida.

Traducción

Maldecido por madre Durgā [Bhavānī, la esposa del Señor Śiva], ese mismo Citraketu nació en una especie de vida demoníaca. Aunque seguía plenamente dotado con el conocimiento trascendental y su aplicación práctica, apareció como demonio en el sacrificio de fuego celebrado por Tvaṣṭā. De ese modo fue famoso con el nombre de Vṛtrāsura.

Significado

Generalmente, la palabra yoni se emplea en el sentido de jāti, es decir, familia, grupo o especie. Aunque Vṛtrāsura había aparecido en una familia de demonios, se dice claramente que conservaba su conocimiento de la vida espiritual. Jñāna-vijñāna-saṁyutaḥ: No había olvidado el conocimiento espiritual ni la aplicación práctica de ese conocimiento. Por esa razón, las Escrituras dicen que el devoto no está perdido incluso si, por alguna razón, cae:

yatra kva vābhadram abhūd amuṣya kiṁ
ko vārtha āpto ’bhajatāṁ sva-dharmataḥ

(Bhāg. 1.5.17)

Los bienes espirituales de aquel que ha avanzado en el servicio devocional no se pierden en ninguna circunstancia. Esa persona siempre conservará el avance espiritual que haya obtenido. Esto se confirma en el Bhagavad-gītā. El bhakti-yogī que caiga de su posición nacerá en una familia rica o en una familia de brāhmaṇas, en la que emprenderá de nuevo las actividades devocionales desde el mismo punto en que las abandonó. Vṛtrāsura, a pesar de ser conocido como asura, o demonio, no dejó de ser consciente de Kṛṣṇa, no perdió su servicio devocional.