Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 6.17.21

Texto

ekaḥ sṛjati bhūtāni
bhagavān ātma-māyayā
eṣāṁ bandhaṁ ca mokṣaṁ ca
sukhaṁ duḥkhaṁ ca niṣkalaḥ

Palabra por palabra

ekaḥ—uno; sṛjati—crea; bhūtāni—distintos tipos de entidades vivientes; bhagavān—la Suprema Personalidad de Dios; ātma-māyaya—con Sus potencias personales; eṣām—de todas las almas condicionadas; bandham—la vida condicionada; ca—y; mokṣam—la vida liberada; ca—también; sukham—felicidad; duḥkham—sufrimientos; ca—y; niṣkalaḥ—sin verse afectada por las cualidades.

Traducción

La Suprema Personalidad de Dios es uno. Sin verse afectado por las condiciones del mundo material, Él crea a todas las almas condicionadas con Su propia potencia personal. La entidad viviente, debido a la contaminación de la energía material, cae bajo la influencia de la ignorancia, y tiene que pasar por distintas condiciones de cautiverio. A veces, gracias al conocimiento, la entidad viviente recibe la liberación. Bajo la influencia de sattva-guṇa y de rajo-guṇa, está sometida a la felicidad y el sufrimiento.

Significado

Alguien podría preguntar por la razón de que las entidades vivientes se encuentren en distintas condiciones de vida, y quién ha dispuesto que sea así. La respuesta es que lo ha hecho la Suprema Personalidad de Dios, sin ayuda de nadie. El Señor tiene Sus propias energías (paraśya śaktir vividhaiva śrūyate), y, bajo la supervisión del Señor, una de ellas, la energía externa, crea el mundo material y las diversidades de felicidad y aflicción para las almas condicionadas. El mundo material está compuesto de tres modalidades de la naturaleza material; sattva-guṇa, rajo-guṇa, sattva-guṇa, rajo-guṇa y tamo-guṇa. Con sattva-guṇa, el Señor mantiene el mundo material, con rajo-guṇa lo crea, y con tamo-guṇa lo aniquila. Las diversas especies de entidades vivientes, después de ser creadas, se ven sometidas a la felicidad y la aflicción, conforme a su relación con las modalidades. Bajo la influencia de sattva-guṇa, la modalidad de la bondad, se sienten felices; en el plano de rajo-guṇa, sufren; y bajo la influencia de tamo-guṇa, no tienen criterio para saber cómo actuar o para distinguir entre lo bueno y lo malo.