Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.22.8

Texto

evaṁ candramā arka-gabhastibhya upariṣṭāl lakṣa-yojanata upalabhyamāno ’rkasya saṁvatsara-bhuktiṁ pakṣābhyāṁ māsa-bhuktiṁ sapādarkṣābhyāṁ dinenaiva pakṣa-bhuktim agracārī drutatara-gamano bhuṅkte.

Palabra por palabra

evam—así; candramā—la Luna; arka-gabhastibhyaḥ—de los rayos del Sol; upariṣṭāt—por encima; lakṣa-yojanataḥ—una medida de 100 000 yojanas; upalabhyamānaḥ—situada; arkasya—del globo solar; saṁvatsara-bhuktim—el paso de un año de disfrute; pakṣābhyām—por dos quincenas; māsa-bhuktim—el paso de un mes; sapāda-ṛkṣābhyām—por dos días y cuarto; dinena—por un día; eva—solamente; pakṣa-bhuktim—el paso de una quincena; agracārī—moviéndose impetuosamente; druta-tara-gamanaḥ—pasando a mayor velocidad; bhuṅkte—pasa por.

Traducción

El dios del Sol tiene tres velocidades: lenta, rápida y moderada. Para hablar del tiempo que invierte en todo su recorrido alrededor de las esferas del cielo, la Tierra y el espacio, viajando a esas tres velocidades, los sabios eruditos emplean cinco nombres: saṁvatsara, parivatsara, iḍāvatsara, anuvatsara y vatsara.

Significado

Según los cálculos astronómicos, cada año solar es seis días más largo que el año del calendario, y cada año lunar es seis días más corto. Así pues, debido a los movimientos del Sol y de la Luna, entre el año solar y el año lunar hay una diferencia de doce días. Con el paso de saṁvatsara, parivatsara, iḍāvatsara, anuvatsara y vatsara, cada cinco años se añaden dos meses adicionales. Esto da lugar a un sexto saṁvatsara; sin embargo, al tratarse de unsaṁvatsara complementario, el tiempo solar se calcula conforme a los cinco nombres antes citados.