Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.8.71

Texto

tatrābhiṣiktaḥ prayatas
tām upoṣya vibhāvarīm
samāhitaḥ paryacarad
ṛṣy-ādeśena pūruṣam

Palabra por palabra

tatra—a continuación; abhiṣiktaḥ—después de bañarse; prayataḥ—con gran atención; tām—esa; upoṣya—ayunar; vibhāvarīm—noche; samāhitaḥ—atención perfecta; paryacarat—adoró; ṛṣi—por el gran sabio Nārada; ādeśena—como había sido aconsejado; pūruṣam—a la Suprema Personalidad de Dios.

Traducción

Mientras tanto, Dhruva Mahārāja, que había llegado a Madhuvana, se bañó en el río Yamunā, y con mucho cuidado y atención, ayunó toda la noche. Después, siguiendo el consejo del gran sabio Nārada, se ocupó en adorar a la Suprema Personalidad de Dios.

Significado

La importancia de este verso en particular está en que Dhruva Mahārāja siguió al pie de la letra el consejo de su maestro espiritual, el gran sabio Nārada. Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura nos aconseja que, si queremos lograr el éxito en nuestro intento de regresar a Dios, tenemos que seguir la instrucción del maestro espiritual con toda seriedad. Esa es la vía hacia la perfección. El logro de la perfección no debe ser causa de ansiedad, pues quien siga la instrucción del maestro espiritual tiene la perfección garantizada. Solo debemos preocuparnos de cómo cumplir la orden del maestro espiritual. El maestro espiritual es experto en dar instrucciones particulares a cada uno de sus discípulos; el cumplimiento de la orden del maestro espiritual es, para el discípulo, la vía hacia la perfección.