Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.6.28

Texto

hitvā yakṣeśvara-purīṁ
vanaṁ saugandhikaṁ ca tat
drumaiḥ kāma-dughair hṛdyaṁ
citra-mālya-phala-cchadaiḥ

Palabra por palabra

hitvā—sobrevolar; yakṣa-īśvara—el señor de los yakṣas (Kuvera); purīm—la morada; vanam—el bosque; saugandhikam—de nombre Saugandhika; ca—y; tat—ese; drumaiḥ—con árboles; kāma-dughaiḥ—cumplidores de deseos; hṛdyam—atractivas; citra—variadas; mālya—flores; phala—frutas; chadaiḥ—hojas.

Traducción

En su viaje, los semidioses sobrevolaron el bosque Saugandhika, que está lleno de toda clase de flores, frutas y árboles de los deseos. Mientras sobrevolaban el bosque, vieron también los dominios de Yakṣeśvara.

Significado

A Yakṣeśvara se le conoce también con el nombre de Kuvera, y es el tesorero de los semidioses. Hay descripciones de él en las Escrituras védicas, que coinciden en afirmar que su riqueza es fabulosa. De estos versos se desprende que Kailāsa está cerca de la residencia de Kuvera. También se explica que el bosque estaba lleno de árboles de los deseos. La Brahma-saṁhitā nos habla de los árboles de los deseos que se encuentran en el mundo espiritual, especialmente en Kṛṣṇaloka, la morada del Señor Kṛṣṇa. Este verso explica que en Kailāsa, la morada del Señor Śiva, también hay árboles de los deseos, por la gracia de Kṛṣṇa. Así pues, parece que Kailāsa tiene una importancia especial; es casi como la residencia del Señor Kṛṣṇa.