Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.28.19

Texto

na mayy anāśite bhuṅkte
nāsnāte snāti mat-parā
mayi ruṣṭe susantrastā
bhartsite yata-vāg bhayāt

Palabra por palabra

na—nunca; mayi—cuando yo; anāśite—no había comido; bhuṅkte—ella comía; na—nunca; asnāte—no me había bañado; snāti—ella se bañaba; mat-parā—siempre consagrada a mí; mayi—cuando yo; ruṣṭe—estaba enfadado; su-santrastā—muy asustada; bhartsite—cuando yo reñía; yata-vāk—con palabras completamente controladas; bhayāt—por temor.

Traducción

El rey Purañjana comenzó entonces a pensar en lo que habían sido sus relaciones con su esposa. Recordó que su esposa no comía mientras él no hubiera terminado de almorzar, y que no se bañaba mientras él no hubiera terminado de bañarse, y que siempre estaba muy apegada a él, tanto que, si a veces él se enfadaba y le reñía, ella permanecía callada, tolerando su mala conducta.

Significado

La esposa siempre debe ser muy sumisa con su esposo. La sumisión y un comportamiento manso y subordinado son las cualidades de una esposa que hacen que su cónyuge siempre piense en ella. Para la vida familiar, es muy bueno que el esposo esté apegado a la esposa, pero para el avance espiritual, no lo es. Por esa razón, hay que hacer que todos los hogares sean conscientes de Kṛṣṇa. Si los esposos están muy apegados el uno al otro y son conscientes de Kṛṣṇa, ambos se beneficiarán, ya que Kṛṣṇa será el centro de su existencia. De lo contrario, si el esposo está demasiado apegado a su esposa, en su siguiente vida tendrá que nacer como mujer, y la mujer, si está demasiado apegada a su esposo, nacerá en su siguiente vida con cuerpo de hombre. Por supuesto, para la mujer es beneficioso nacer como hombre, pero el hombre que tiene que nacer como mujer sale perdiendo.