Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.24.12

Texto

vibudhāsura-gandharva-
muni-siddha-naroragāḥ
vijitāḥ sūryayā dikṣu
kvaṇayantyaiva nūpuraiḥ

Palabra por palabra

vibudha—eruditos; asura—los demonios; gandharva—los habitantes de Gandharvaloka; muni—los grandes sabios; siddha—los habitantes de Siddhaloka; nara—los habitantes de los planetas terrenales; uragāḥ—los habitantes de Nāgaloka; vijitāḥ—cautivados; sūryayā—por la joven novia; dikṣu—en todas direcciones; kvaṇayantyā—tintineo; eva—solamente; nūpuraiḥ—por sus campanitas tobilleras.

Traducción

Durante la boda de Śatadruti, los demonios, los habitantes de Gandharvaloka, los grandes sabios y los habitantes de Siddhaloka, los planetas terrenales y Nāgaloka, a pesar de que eran muy excelsos, quedaron cautivados por el tintineo de sus campanitas tobilleras.

Significado

Por lo general, la belleza de la mujer aumenta cuando, después de casarse muy joven, da a luz un hijo. Tener hijos es la función natural de la mujer; por lo tanto, cuantos más hijos tiene, más hermosa es. Śatadruti, sin embargo, era tan hermosa, que en la ceremonia de su matrimonio todo el universo se sintió atraído por ella. En verdad, con solo el tintineo de sus campanitas tobilleras, atrajo a todos los semidioses, aunque estos eran eruditos y muy elevados. Esto indica que todos los semidioses querían ver su belleza completa, pero no podían, porque Śatadruti estaba vestida y completamente cubierta de adornos. Como no podían ver más que sus pies, se sintieron atraídos por sus campanitas tobilleras, que tintineaban cuando ella caminaba. En otras palabras, los semidioses quedaron cautivados con tan solo escuchar el tintín de sus campanitas tobilleras. No tuvieron que ver toda su belleza. A veces, una persona se llena de deseos lujuriosos con tan solo escuchar el sonido de las pulseras de una mujer, el tintineo de sus campanitas tobilleras, o, simplemente, ante la vista de un sarī. Llegamos así a la conclusión de que la mujer es la representación completa de māyā. Viśvāmitra Muni, a pesar de que estaba ocupado en la práctica del yoga místico con los ojos cerrados, vio rota su meditación trascendental al escuchar el tintineo de las ajorcas en las muñecas de Menakā. De esa forma, Viśvāmitra Muni cayó víctima de Menakā y tuvo una hija, famosa en todo el universo con el nombre de Śakuntalā. La conclusión es que nadie, ni siquiera los excelsos semidioses y habitantes de los planetas superiores, está a salvo del atractivo de la mujer. Solo el devoto del Señor, que siente atracción por Kṛṣṇa, puede eludir los encantos de la mujer. Cuando una persona siente atracción por Kṛṣṇa, la energía ilusoria del mundo ya no puede atraerle.