Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.29.41

Texto

yad vanaspatayo bhītā
latāś cauṣadhibhiḥ saha
sve sve kāle ’bhigṛhṇanti
puṣpāṇi ca phalāni ca

Palabra por palabra

yat—debido a quien; vanaḥ-patayaḥ—los árboles; bhītāḥ—temerosos; latāḥ—las plantas trepadoras; ca—y; oṣadhibhiḥ—hierbas; saha—con; sve sve kāle—cada una en su propia estación; abhigṛhṇanti—producen; puṣpāṇi—flores; ca—y; phalāni—frutos; ca—también.

Traducción

Por temor a la Suprema Personalidad de Dios florecen y dan fruto los árboles, las plantas trepadoras, las hierbas y las plantas y flores de temporada, cada una en su propia estación.

Significado

La superintendencia de la Suprema Personalidad de Dios ordena que la salida y la puesta del sol y los cambios de estación se produzcan en sus momentos prescritos, y de la misma manera, también las plantas, flores, hierbas y árboles de temporada crecen bajo la dirección del Señor Supremo. Los filósofos ateos dicen que las plantas crecen por sí solas, sin ninguna causa, pero eso no es cierto. Por el contrario, crecen en conformidad con la orden suprema de la Suprema Personalidad de Dios. En las Escrituras védicas se confirma que las diversas energías del Señor actúan de un modo tan maravilloso que parece que todo se hace por sí solo.