Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.1.45

Texto

tasya prapannākhila-lokapānām
avasthitānām anuśāsane sve
arthāya jātasya yaduṣv ajasya
vārtāṁ sakhe kīrtaya tīrtha-kīrteḥ

Palabra por palabra

tasya—Sus; prapanna—entregados; akhila-loka-pānām—todos los gobernadores de todo el universo; avasthitānām—situados en; anuśāsane—bajo el control de; sve—propio ser; arthāya—en provecho de; jātasya—de los nacidos; yaduṣu—en la familia de los Yadus; ajasya—del innaciente; vārtām—temas; sakhe—¡oh, amigo mío!; kīrtaya—por favor, narra; tīrtha-kīrteḥ—del Señor, cuyas glorias se cantan en los lugares de peregrinaje.

Traducción

¡Oh, amigo mío! Por favor, canta las glorias del Señor, que ha de ser glorificado en los lugares de peregrinaje. Él es innaciente, y aun así adviene por Su misericordia sin causa para con los entregados gobernadores de todas partes del universo. Únicamente para beneficio de ellos, apareció en la familia de Sus devotos puros, los Yadus.

Significado

Hay innumerables gobernadores por todas partes del universo, en diferentes variedades de planetas: el dios del Sol en el planeta Sol, el dios de la Luna en el planeta Luna, Indra en el planeta celestial, Vāyu, Varuṇa, y aquellos que viven en el planeta Brahmāloka, donde vive Brahmā. Todos son obedientes sirvientes del Señor. Siempre que hay algún problema en la administración de los innumerables planetas de los diferentes universos, los gobernadores oran para que tenga lugar un advenimiento, y el Señor adviene. El Bhāgavatam (1.3.28) ya ha confirmado eso en el siguiente verso:

ete cāṁśa-kalāḥ puṁsaḥ
kṛṣṇas tu bhagavān svayam
indrāri-vyākulaṁ lokaṁ
mṛḍayanti yuge yuge

En cada milenio, siempre que se les presenta algún problema a los obedientes gobernadores, el Señor adviene. También adviene en provecho de Sus devotos puros e inmaculados. Los entregados gobernadores y devotos puros se encuentran siempre estrictamente bajo el control del Señor, y nunca desobedecen los deseos del Señor. Por lo tanto, el Señor siempre vela por ellos.

El propósito de los peregrinajes consiste en recordar constantemente al Señor, y, por lo tanto, el Señor recibe el nombre de tīrtha-kīrti. El propósito de ir a un lugar de peregrinaje es tener la oportunidad de glorificar al Señor. Incluso hoy en día, si bien los tiempos han cambiado, aún existen lugares de peregrinaje en la India. Por ejemplo, en Mathurā y Vṛndāvana, donde tuvimos la oportunidad de vivir, la gente está despierta desde temprano por la mañana, desde las 4 de la madrugada, hasta la noche, y está constantemente ocupada, de una u otra forma, en cantar las santas glorias del Señor. La belleza de esos lugares de peregrinaje consiste en que se recuerdan de un modo espontáneo las santas glorias del Señor. El nombre, la fama, las cualidades, la forma, los pasatiempos y los acompañantes del Señor son todos idénticos a Él, y, por lo tanto, cantar las glorias del Señor invoca la presencia personal del Señor. En cualquier momento y en cualquier lugar en que los devotos puros se reúnen y cantan las glorias del Señor, Este Se encuentra presente sin lugar a dudas. El propio Señor dice que Él siempre permanece donde Sus devotos puros cantan Sus glorias.

Así terminan los significados de Bhaktivedanta correspondientes al capítulo primero del Canto Tercero del Śrīmad-Bhāgavatam, titulado: «Las preguntas de Vidura».