Skip to main content

CC Madhya-līlā 20.353

Texto

sarvajña munira vākya — śāstra-‘paramāṇa’
āmā-sabā jīvera haya śāstra-dvārā ‘jñāna’

Synonyms

sarva-jña munira vākya — las palabras del omnisciente muni (Vyāsadeva); śāstra-paramāṇa — la prueba directa de las Escrituras reveladas; āmā-sabā — todos nosotros; jīvera — de las almas condicionadas; haya — hay; śāstra-dvārā — por medio de las Escrituras védicas; jñāna — conocimiento.

Translation

«Las Escrituras védicas, compuestas por el omnisciente Mahāmuni Vyāsadeva, son la prueba directa de toda existencia espiritual. Las almas condicionadas sólo pueden obtener conocimiento de esas Escrituras reveladas.

Purport

SIGNIFICADO: Los necios maquinan con el cerebro intentando elaborar algún conocimiento inventado. En realidad, no es ésa la forma de obtener conocimiento. El conocimiento es śabda-pramāṇa, la prueba directa de las Escrituras védicas. Śrīla Vyāsadeva recibe el calificativo de Mahāmuni. También es conocido con el nombre de Vedavyāsa, debido a que ha redactado muchos śāstras. Él dividió los Vedas en cuatro partes —Sāma, Ṛg, Yajur y Atharva—, los amplió con dieciocho Purāṇas, y resumió el conocimiento védico en el Vedānta-sūtra. También escribió el Mahābhārata, que se considera el quinto Veda. En el Mahābhārata está incluida la Bhagavad-gītā. Por lo tanto, la Bhagavad-gītā también es una Escritura védica (smṛti). Unas Escrituras védicas se denominan śrutis, y otras smṛtis. En el Bhakti-rasāmṛta-sindhu (1.2.101), Śrīla Rūpa Gosvāmī recomienda:

śruti-smṛti-purāṇādi-pañcarātra-vidhiṁ vinā
aikāntikī harer bhaktir
utpātāyaiva kalpate

Si no se toman como referencia los śāstras (śruti, smṛti y purāṇa, etc.), las actividades espirituales son simplemente una perturbación en la sociedad. Como no hay rey ni gobierno que ponga freno a la gente, la sociedad ha caído en una condición caótica en lo que a comprensión espiritual se refiere. Aprovechando esa situación caótica, han aparecido muchos sinvergüenzas que se proclaman encarnaciones de Dios. Como resultado, toda la población se entrega a actividades pecaminosas como la vida sexual ilícita, las drogas, el alcohol, los juegos de azar y el comer carne. De toda esa gente pecaminosa surgen muchas supuestas encarnaciones de Dios. Es una situación muy lamentable, sobre todo en la India.