Skip to main content

CC Antya-līlā 3.105

Texto

veśyā-gaṇe kahe, — “ei vairāgī haridāsa
tumi-saba kara ihāra vairāgya-dharma nāśa”

Palabra por palabra

veśyā-gaṇe—a las prostitutas; kahe—dijo; ei—ese; vairāgī—mendicante; haridāsa—Haridāsa Ṭhākura; tumi-saba—todas vosotras; kara—causad; ihāra—suya; vairāgya-dharma—de la vida de mendicante; nāśa—desviación.

Traducción

Rāmacandra Khān dijo a las prostitutas: «Hay un mendicante que se llama Haridāsa Ṭhākura. Pensad la manera de apartarle de sus votos de austeridad».

Significado

El servicio devocional es la senda de vairāgya-vidyā (renunciación y conocimiento). Ésa era la senda que seguía Haridāsa Ṭhākura; pero Rāmacandra Khān hizo un plan para hacerle romper sus votos. Renunciación significa renunciar al placer sensual, y especialmente al placer de la vida sexual. Por lo tanto, los brahmacārīssannyāsīs y vānaprasthas tienen estrictamente prohibidas las relaciones con mujeres. Haridāsa Ṭhākura era estrictamente renunciado; ésa fue la razón por la que Rāmacandra Khān llamó a las prostitutas, pues ellas, con su influencia femenina, saben cómo romper el voto de celibato de un hombre, contaminando así al mendicante o persona ocupada en la vida devocional. A Rāmacandra Khān le era imposible inducir a cualquier otra mujer a romper el voto de Haridāsa Ṭhākura, y por esa razón llamó a las prostitutas. La libre relación con mujeres nunca ha sido posible en la India, pero si alguien quería relacionarse con muchachas de sociedad, podía encontrarlas en un barrio de prostitutas. Las prostitutas estaban en la sociedad humana ya en la época del Señor Kṛṣṇa, pues se explica que las prostitutas de la ciudad de Dvārakā salieron a recibir al Señor. Aunque eran prostitutas, también eran devotas de Kṛṣṇa.