Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 9.6.8

Texto

śeṣaṁ nivedayām āsa
pitre tena ca tad-guruḥ
coditaḥ prokṣaṇāyāha
duṣṭam etad akarmakam

Palabra por palabra

śeṣam—los remanentes; nivedayām āsa—ofreció; pitre—a su padre; tena—por él; ca—también; tat-guruḥ—su sacerdote o maestro espiritual; coditaḥ—ante el ruego; prokṣaṇāya—para purificar; āha—dijo; duṣṭam—contaminada; etat—toda esta carne; akarmakam—no apta para ser ofrecida en la ceremonia śrāddha.

Traducción

Vikukṣi ofreció al rey Ikṣvāku los remanentes de la carne, y el rey se la dio a Vasiṣṭha para que la purificase. Pero Vasiṣṭha, al darse cuenta de que la carne ya había sido probada por Vikukṣi, dijo que no se podía utilizar en la ceremonia śrāddha.

Significado

Lo que se vaya a ofrecer en un yajña no puede ser probado por nadie antes de ofrecerlo a la Deidad. Esta regla se sigue estrictamente en las cocinas de nuestros templos. Los alimentos que allí se preparan no se pueden probar hasta que no se han ofrecido a la Deidad. En caso contrario, lo que se esté cocinando se contamina y no puede ofrecerse. Los devotos ocupados en adorar a la Deidad deben tener esto bien presente, a fin de no incurrir en ofensas en la adoración de la Deidad.