Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.19.10

Texto

iti cādhokṣajeśasya
pṛthos tu paramodayam
asūyan bhagavān indraḥ
pratighātam acīkarat

Palabra por palabra

iti—de este modo; ca—también; adhokṣaja-īśasya—que aceptaba a Adhokṣaja como Señor adorable; pṛthoḥ—del rey Pṛthu; tu—entonces; parama—la suprema; udayam—opulencia; asūyan—envidiando; bhagavān—el muy poderoso; indraḥ—el rey del cielo; pratighātam—obstáculos; acīkarat—hizo.

Traducción

El rey Pṛthu dependía de la Suprema Personalidad de Dios, que recibe el nombre de Adhokṣaja. Habiendo celebrado muchos sacrificios, el rey, por la misericordia del Señor Supremo, gozaba de un esplendor sobrehumano. Pero esa opulencia le resultaba intolerable a Indra, el rey del cielo, quien trató de impedir que siguiera aumentando.

Significado

En este verso, las palabras adhokṣaja, bhagavān indraḥ y pṛthoḥ expresan tres importantes conceptos. Mahārāja Pṛthu es un gran devoto del Señor Viṣṇu, a pesar de ser una encarnación del propio Viṣṇu. Aunque es una encarnación dotada de poder, no deja de ser una entidad viviente, de forma que tiene que ser devoto de la Suprema Personalidad de Dios. Ni siquiera una encarnación dotada de poder por la Suprema Personalidad de Dios debe olvidar su relación eterna con esa Suprema Personalidad de Dios. En Kali-yuga hay muchas encarnaciones de fabricación casera, sinvergüenzas que declaran ser la Suprema Personalidad de Dios. Las palabras bhagavān indraḥ indican que la entidad viviente puede ser tan excelsa y poderosa como el rey Indra, pues incluso el rey Indra es una entidad viviente común del mundo material que tiene los cuatro defectos del alma condicionada. Al rey Indra se le califica aquí con la palabra bhagavān, que generalmente se utiliza para la Suprema Personalidad de Dios. Sin embargo, en este caso es el rey Indra quien, debido al inmenso poder que tiene en sus manos, recibe el tratamiento de bhagavān. Indra, a pesar de ser bhagavān, siente envidia de Pṛthu Mahārāja, la encarnación de Dios. Los defectos de la vida material tienen tanto poder que incluso el rey Indra, debido a su contaminación, siente envidia de una encarnación de Dios.

Por lo tanto, debemos tratar de entender la forma en que un alma condicionada se degrada. La opulencia del rey Pṛthu no dependía de condiciones materiales. Como se explica en este verso, el rey era un gran devoto de Adhokṣaja. La palabra adhokṣaja se refiere a la Personalidad de Dios, quien está fuera de las capacidades expresivas de la mente y los sentidos. Sin embargo, la Suprema Personalidad de Dios aparece ante el devoto en Su forma original de bienaventuranza y conocimiento eternos. Al devoto se le permite ver al Señor Supremo directamente, aunque el Señor está fuera de las capacidades expresivas de nuestros sentidos y fuera del alcance de nuestra percepción directa.