Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.14.31

Texto

hanyatāṁ hanyatām eṣa
pāpaḥ prakṛti-dāruṇaḥ
jīvañ jagad asāv āśu
kurute bhasmasād dhruvam

Palabra por palabra

hanyatām—¡mátenlo!; hanyatām—¡mátenlo!; eṣaḥ—este rey; pāpaḥ—representante del pecado; prakṛti—por naturaleza; dāruṇaḥ—sumamente horrible; jīvan—mientras viva; jagat—el mundo entero; asau—él; āśu—muy pronto; kurute—hará; bhasmasāt—en cenizas; dhruvam—ciertamente.

Traducción

De inmediato, todos los grandes sabios gritaron: ¡Mátenlo! ¡Mátenlo! Es la persona más horrible y pecaminosa. Si vive, no tardará en reducir el mundo entero a cenizas.

Significado

Por lo general, las personas santas son muy bondadosas con toda clase de entidades vivientes, pero si alguien mata una serpiente o un escorpión, no lo lamentan. Para esas personas santas, matar no es bueno, pero se las anima a que maten demonios, que son exactamente como serpientes y escorpiones. Así pues, todos los sabios santos decidieron matar al rey Vena, que tan temible y peligroso era para toda la sociedad humana. Podemos ver hasta qué punto controlaban realmente los sabios santos al rey. Si el rey o el gobierno se vuelven demoníacos, la persona santa tiene el deber de derrocar el gobierno y sustituirlo con personas competentes que sigan las órdenes e instrucciones de las personas santas.