Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.12.33

Texto

iti vyavasitaṁ tasya
vyavasāya surottamau
darśayām āsatur devīṁ
puro yānena gacchatīm

Palabra por palabra

iti—de este modo; vyavasitam—reflexión; tasya—de Dhruva; vyavasāya—entendiendo; sura-uttamau—los dos sirvientes principales; darśayām āsatuḥ—mostraron (a él); devīm—la gloriosa Sunīti; puraḥ—antes; yānena—en avión; gacchatīm—avanzando.

Traducción

Los grandes sirvientes de Vaikuṇṭhaloka, Nanda y Sunanda, adivinando el pensamiento de Dhruva Mahārāja, le mostraron que su madre, Sunīti, venía en otro avión rumbo al mismo destino.

Significado

Este episodio prueba que un discípulo como Dhruva Mahārāja, que ejecuta servicio devocional con gran intensidad, puede llevar con él a su śikṣā-guru o a su dīkṣā-guru, incluso si el instructor no es muy avanzado. Sunīti, a pesar de haber instruido a Dhruva Mahārāja, no podía ir al bosque, pues era una mujer; tampoco podía someterse a austeridades y penitencias, como había hecho Dhruva Mahārāja. Aun así, Dhruva Mahārāja pudo llevarse a su madre con él. Lo mismo ocurrió con Prahlāda Mahārāja, que también liberó a su padre, el ateo Hiraṇyakaśipu. Se concluye entonces que un descendiente o discípulo, si es muy fuerte como devoto, puede llevar con él a Vaikuṇṭhaloka a su padre, a su madre o a su guru, bien sea dīkṣā o śikṣā. Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura solía decir: «Si pudiese liberar perfectamente aunque solo fuese a un alma y llevarla de regreso al hogar, de vuelta a Dios, consideraría que mi misión —propagar el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa— habría sido un éxito». Ahora el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa se está difundiendo por todo el mundo; a veces pienso que si uno de mis discípulos fuese tan fuerte como Dhruva Mahārāja, podría llevarme con él a Vaikuṇṭhaloka, a pesar de toda mi incapacitación.