Skip to main content

CC Madhya-līlā 12.68

Texto

sei haite bhāgyavān rājāra nandana
prabhu-bhakta-gaṇa-madhye hailā eka-jana

Palabra por palabra

sei haite—desde ese día; bhāgyavān—el muy afortunado; rājāra nandana—el hijo del rey; prabhu-bhakta-gaṇa-madhye—entre los devotos íntimos del Señor; hailā—se volvió; eka-jana—uno de ellos.

Traducción

Desde entonces, el afortunado príncipe fue uno de los devotos más íntimos del Señor.

Significado

En relación con esto, Śrīla Prabodhānanda Sarasvatī escribe: yat-kāruṇya-kaṭākṣa-vaibhava-vatām. Cuando Śrī Caitanya Mahāprabhu miraba a alguien sólo por un instante, esa persona de inmediato se convertía en uno de los devotos más íntimos del Señor. Era la primera vez que el príncipe iba a ver al Señor, pero, por la misericordia del Señor, el muchacho se convirtió inmediatamente en un devoto sumamente elevado. No en teoría, sino en la práctica. Aquí no podemos aplicar la fórmula de nagna-mātṛkā-nyāya, que explica que si nuestra madre iba desnuda cuando era niña, ahora también debería seguir desnuda, pese a que ya es madre de tantos hijos. La persona que ha sido realmente bendecida con la misericordia del Señor puede convertirse de inmediato en el devoto más elevado del Señor. La lógica de nagna-mātṛkā afirma que, si una persona no era elevada en determinada fecha, no podrá convertirse en un devoto elevado de un día para otro, por así decirlo. Este ejemplo particular es la prueba que contradice esa teoría. El día anterior, el muchacho no era más que un príncipe común y corriente, pero al siguiente día se le contaba entre los devotos más excelsos del Señor. Todo ello fue posible por la misericordia sin causa del Señor. El Señor es omnipotente y todopoderoso, y puede actuar como desee.