Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 7.5.8

Texto

gṛham ānītam āhūya
prahrādaṁ daitya-yājakāḥ
praśasya ślakṣṇayā vācā
samapṛcchanta sāmabhiḥ

Palabra por palabra

gṛham—a la casa de los maestros (Ṣaṇḍa y Amarka); ānītam—llevado; āhūya—llamar; prahrādam—a Prahlāda; daitya-yājakāḥ—los sacerdotes del demonio Hiraṇyakaśipu; praśasya—tranquilizar; ślakṣṇayā—con una muy dulce; vācā—voz; samapṛcchanta—preguntaron; sāmabhiḥ—con palabras muy afables.

Traducción

Cuando los sirvientes de Hiraṇyakaśipu llevaron al pequeño Prahlāda de vuelta al guru-kula [el lugar en que los brāhmaṇas educan a los niños], Ṣaṇḍa y Amarka, los sacerdotes de los demonios, le tranquilizaron. Con voz dulce y palabras cariñosas, le hicieron las siguientes preguntas.

Significado

Ṣaṇḍa y Amarka, los sacerdotes de los demonios, querían que Prahlāda les dijese quiénes eran los vaiṣṇavas que le habían instruido en el proceso de conciencia de Kṛṣṇa. Su intención era descubrir los nombres de esos vaiṣṇavas. Al principio no le amenazaron, pensando que, si lo hacían, tal vez el niño no revelase la identidad de los verdaderos culpables. Así pues, con mucha dulzura y tranquilidad, le hicieron las siguientes preguntas.