Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.24.30

Texto

tato ’dhastād rasātale daiteyā dānavāḥ paṇayo nāma nivāta-kavacāḥ kāleyā hiraṇya-puravāsina iti vibudha-pratyanīkā utpattyā mahaujaso mahā-sāhasino bhagavataḥ sakala-lokānubhāvasya harer eva tejasā pratihata-balāvalepā bileśayā iva vasanti ye vai saramayendra-dūtyā vāgbhir mantra-varṇābhir indrād bibhyati.

Synonyms

SIGNIFICADO: En este verso se afirma que las serpientes que viven en el sistema planetario de Mahātala son muy poderosas y tienen muchas capuchas. Viven en compañía de sus esposas e hijos, y se consideran muy felices, aunque siempre están llenas de ansiedad por temor a Garuḍa, que visita el lugar para destruirlas. Así es la vida material. Incluso el que vive en las circunstancias más abominables se cree feliz en compañía de su esposa, hijos, amigos y familiares — SIGNIFICADO: En este verso se afirma que las serpientes que viven en el sistema planetario de Mahātala son muy poderosas y tienen muchas capuchas. Viven en compañía de sus esposas e hijos, y se consideran muy felices, aunque siempre están llenas de ansiedad por temor a Garuḍa, que visita el lugar para destruirlas. Así es la vida material. Incluso el que vive en las circunstancias más abominables se cree feliz en compañía de su esposa, hijos, amigos y familiares.

Translation

Por debajo de Mahātala se encuentra el sistema planetario llamado Rasātala, morada de los demoníacos hijos de Diti y de Danu, que reciben los nombres de paṇis, nivāta-kavacas, kāleyas e hiraṇya-puravāsīs [los habitantes de Hiraṇya-pura]. Todos ellos son enemigos de los semidioses, y viven en agujeros, como las serpientes. Son extraordinariamente crueles y poderosos desde el mismo momento de nacer, y aunque están orgullosos de su fuerza, siempre son vencidos por el cakraSudarśana de la Suprema Personalidad de Dios, que gobierna sobre todos los sistemas planetarios. Cuando Saramā, una mensajera de Indra, entona una determinada maldición, los serpentinos demonios de Mahātala sienten gran temor de Indra.

Purport

SIGNIFICADO: En las Escrituras se dice que esos demonios serpentinos sostuvieron una gran batalla contra Indra, el rey del cielo. Los demonios fueron vencidos, y cuando se encontraron con la mensajera Saramā, que estaba cantando un mantra, quedaron aterrorizados; desde entonces viven en el planeta Rasātala.