Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.27.6

Texto

tasyām ajanayat putrān
purañjanyāṁ purañjanaḥ
śatāny ekādaśa virāḍ
āyuṣo ’rdham athātyagāt

Palabra por palabra

tasyām—en ella; ajanayat—engendró; putrān—hijos varones; purañjanyām—en Purañjanī; purañjanaḥ—el rey Purañjana; śatāni—cientos; ekādaśa—once; virāṭ—¡oh, rey!; āyuṣaḥ—de vida; ardham—mitad; atha—de esa forma; atyagāt—pasó.

Traducción

El gran sabio Nārada se dirigió entonces al rey Prācīnabarhiṣat: ¡Oh, tú, que tienes una larga vida [virāṭ]!, el rey Purañjana, de esa forma, engendró 1 100 hijos varones en el vientre de su esposa, Purañjanī. Sin embargo, en esa actividad consumió la mitad de su vida.

Significado

En este verso hay varias palabras significativas; la primera es ekādaśa śatāni. Purañjana había engendrado 1 100 hijos en el vientre de su esposa, invirtiendo en ello la mitad de su vida. En realidad, todos los hombres siguen un proceso semejante. Viven un máximo de cien años, y hasta los cincuenta engendran hijos en la vida familiar. Desgraciadamente, en la actualidad la gente no llega ni a los cien años; ello no quita para que estén engendrando hijos hasta los sesenta años de edad. Hay que señalar también que, en el pasado, los padres solían engendrar cien o doscientos hijos, entre varones y mujeres. En el siguiente verso veremos que el rey Purañjana engendró, además de 1 100 hijos, 110 hijas. En la actualidad, nadie puede tener un número tan grande de hijos. Por el contrario, la humanidad está haciendo grandes esfuerzos para impedir el aumento de la población promocionando los métodos anticonceptivos.

En las Escrituras védicas no vemos ni un solo ejemplo del empleo de métodos anticonceptivos, a pesar de que se engendraban cientos de hijos. Impedir el aumento de la población con métodos anticonceptivos es otra actividad pecaminosa, pero en la era de Kali la gente comete tantos pecados que no tienen en cuenta las reacciones derivadas de sus vidas de pecado. El rey Purañjana se acostó con su esposa, Purañjanī, y engendró una gran cantidad de hijos. En estos versos no se menciona que emplease métodos anticonceptivos. El método anticonceptivo recomendado en las Escrituras védicas es la abstinencia sexual. La cuestión no es entregarse a la vida sexual sin restricciones y evitar el nacimiento de hijos mediante sistemas para evitar el embarazo. El hombre de buena conciencia consulta con su esposa, que es una mujer religiosa, y como resultado de esa consulta, con inteligencia, mejora su capacidad para reconocer el valor de la vida. En otras palabras, aquel que es lo bastante afortunado como para tener una esposa buena y consciente, puede llegar con ella a la conclusión de que la vida humana es para progresar en el cultivo de conciencia de Kṛṣṇa, y no para engendrar hijos en grandes cantidades. Los hijos reciben el nombre de pariṇāma, subproductos. El que consulta con su inteligencia puede ver que sus subproductos deben ser la expansión de su conciencia de Kṛṣṇa.