Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.22.54

Texto

vijitāśvaṁ dhūmrakeśaṁ
haryakṣaṁ draviṇaṁ vṛkam
sarveṣāṁ loka-pālānāṁ
dadhāraikaḥ pṛthur guṇān

Synonyms

vijitāśvam — de nombre Vijitāśva; dhūmrakeśam — de nombre Dhūmrakeśa; haryakṣam — de nombre Haryakṣa; draviṇam — de nombre Draviṇa; vṛkam — de nombre Vṛka; sarveṣām — de todos; loka-pālānām — los gobernantes de todos los planetas; dadhāra — acepto; ekaḥ — uno; pṛthuḥ — Pṛthu Mahārāja; guṇān — todas las cualidades.

Translation

Después de engendrar a sus cinco hijos, a quienes puso de nombre Vijitāśva, Dhūmrakeśa, Haryakṣa, Draviṇa y Vṛka, Pṛthu Mahārāja continuó gobernando el planeta. El rey adquirió todas las cualidades de las deidades que gobernaban los demás planetas.

Purport

SIGNIFICADO: Cada planeta tiene una deidad regente. El Bhagavad-gītā nos indica que la deidad regente del Sol se llama Vivasvān. De la misma manera, tambien la Luna y los diversos planetas tienen sus deidades regentes. En realidad, las deidades que rigen todos los demás planetas son descendientes de las deidades regentes del Sol y la Luna. En este planeta, la Tierra, hay dos dinastías de kṣatriyas; una desciende de la deidad regente del Sol, y la otra, de la deidad regente de la Luna. Esas dinastías reciben, respectivamente, los nombres de Sūrya-vaṁśa y Candra-vaṁśa. En la época en que la monarquía estaba vigente en el planeta, su representante principal pertenecía a la dinastía Sūrya, o Sūrya-vaṁśa, y los reyes subordinados eran miembros de la dinastía Candra-vaṁśa. Mahārāja Pṛthu, sin embargo, era tan poderoso que podía manifestar todas las cualidades de las deidades regentes de los demás planetas.

En la época actual, los habitantes de la Tierra han tratado de ir a a la Luna, pero no han podido encontrar a nadie allí, y, ni qué decir tiene, tampoco a la deidad regente de la Luna. Las Escrituras védicas, sin embargo, nos informan repetidamente de que la Luna está habitada, y de que sus muy excelsos pobladores están en la categoría de los semidioses. Por esa razón, no podemos dejar de poner en duda la supuesta aventura lunar emprendida por los modernos científicos del planeta Tierra.