Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.7.12

Texto

sa vai nivṛtti-dharmeṇa
vāsudevānukampayā
bhagavad-bhakti-yogena
tirodhatte śanair iha

Palabra por palabra

saḥ—eso; vai—también; nivṛtti—desapego; dharmeṇa—por ocuparse; vāsudeva—la Suprema Personalidad de Dios; anukampayā—por la misericordia de; bhagavat—en relación con la Personalidad de Dios; bhakti-yogena—por vincularse; tirodhatte—disminuye; śanaiḥ—gradualmente; iha—en esta existencia.

Traducción

Pero ese erróneo concepto de la identidad del ser puede disminuirse gradualmente por la misericordia de la Personalidad de Dios, Vāsudeva, a través del proceso del servicio devocional al Señor bajo la modalidad del desapego.

Significado

La cualidad temblorosa de la existencia material, que proviene de la identificación con la materia, o de creerse Dios bajo la influencia material de la especulación filosófica, puede ser erradicada mediante el servicio devocional al Señor, por la misericordia de la Personalidad de Dios, Vāsudeva. Como se explicó en el Canto Primero, debido a que la aplicación del servicio devocional a Śrī Vāsudeva invoca el conocimiento puro, desapega rápidamente del concepto material de la vida, y, en esa forma, revive la propia condición normal de existencia espiritual, incluso en esta vida, y libera de los vientos materiales que hacen que uno tiemble. Solo el conocimiento en lo referente al servicio devocional puede elevar hacia el sendero de la liberación. Desarrollar conocimiento con objeto de conocer todo, sin ofrecer servicio devocional, se considera una labor infructuosa, y mediante esa clase de labor de amor, no se puede obtener el resultado deseado. A Śrī Vāsudeva se Le complace únicamente mediante el servicio devocional, y, por lo tanto, Su misericordia se percibe mediante la compañía de devotos puros del Señor. Los devotos puros del Señor son trascendentales a todos los deseos materiales, incluso al deseo de obtener resultados de las actividades fruitivas y de la especulación filosófica. Si uno quiere adquirir la misericordia del Señor, tiene que relacionarse con devotos puros. Únicamente esa clase de relación puede, gradualmente, liberar de los elementos temblorosos.