Skip to main content

CC Madhya-līlā 4.134

Texto

kṣīra lañā sukhe tumi karaha bhakṣaṇe
tomā-sama bhāgyavān nāhi tribhuvane

Palabra por palabra

kṣīra lañā—tomando el cuenco de arroz dulce; sukhe—con felicidad; tumi—tú; karaha—haz; bhakṣaṇe—comer; tomā-sama—como tú; bhāgyavān—afortunado; nāhi—no hay nadie; tri-bhuvane—en los tres mundos.

Traducción

El sacerdote continuó: «¡Por favor, sannyāsī Mādhavendra Purī, ven y toma este cuenco de arroz dulce, y disfruta del prasādam con gran felicidad! ¡Eres la persona más afortunada de los tres mundos!»

Significado

Tenemos aquí el ejemplo de una bendición personal debida a una actividad inmoral de Kṛṣṇa. Gopīnātha roba para Su devoto, y el devoto se vuelve la persona más afortunada de los tres mundos. Por lo tanto, hasta las actividades delictivas del Señor hacen del devoto la persona más afortunada. ¿Qué sinvergüenza mundano puede entender los pasatiempos de Kṛṣṇa, y juzgar si Él es moral o inmoral? Kṛṣṇa es la Verdad Absoluta, y, por lo tanto, en Él no pueden hacerse distingos mundanos de moralidad o inmoralidad. Todo lo que Él hace es bueno. Ése es el verdadero significado de «Dios es bueno». Él es bueno en toda circunstancia porque es trascendental, está fuera de la jurisdicción del mundo material. Por lo tanto, a Kṛṣṇa sólo pueden entenderle aquellos que ya están viviendo en el mundo espiritual. Así lo corrobora la Bhagavad-gītā (Bg. 14.26):

māṁ ca yo ’vyabhicāreṇabhakti-yogena sevate
sa guṇān samatītyaitān
brahma-bhūyāya kalpate

«Aquel que se dedica por completo al servicio devocional, firme en todas las circunstancias, trasciende de inmediato las modalidades de la naturaleza material y llega así al plano del Brahman».

Quien se ocupa en el servicio devocional puro del Señor ya está situado en el mundo espiritual (brahma-bhūyāya kalpate). En toda circunstancia, sus actividades y tratos con Kṛṣṇa son trascendentales, y por ello escapan a la comprensión de los moralistas mundanos. Por lo tanto, es mejor no comentar esas actividades entre gente mundana. Lo mejor es darles el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa, de manera que poco a poco lleguen a purificarse y a comprender las trascendentales actividades de Kṛṣṇa.