Skip to main content

CC Madhya-līlā 4.111

Texto

tāṅra ṭhāñi mantra laila yatana kariñā
calilā dakṣiṇe purī tāṅre dīkṣā diñā

Palabra por palabra

tāṅra ṭhāñi—de él; mantra—iniciación; laila—aceptada; yatana—esfuerzos; kariñā—hacer; calilā—partió; dakṣiṇe—hacia el sur; purī—Mādhavendra Purī; tāṅre—a Él (a Advaita Ācārya); dīkṣā—iniciación; diñā—tras dar.

Traducción

Advaita Ācārya pidió iniciación a Mādhavendra Purī. Tras iniciarle, Mādhavendra Purī partió hacia el sur de la India.

Significado

En relación con esto, Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura comenta que Advaita Ācārya recibió iniciación de Mādhavendra Purī, que era un sannyāsī en la sucesión discipular de la Madhva-sampradāya. Dice Śrī Caitanya Mahāprabhu:

kibā vipra kibā nyāsī śūdra kene naya,
yei kṛṣṇa-tattva-vettā, sei ‘guru’ haya

«Sin importar que sea brāhmaṇa, sannyāsī, śūdra o cualquier otra cosa, la persona que esté bien versada en la ciencia de Kṛṣṇa puede actuar como guru» (Cc. Madhya 8.128). Śrī Mādhavendra Purī respalda esta afirmación. Según el mandamiento pañcarātra, sólo un brāhmaṇa casado puede dar iniciación. A nadie más le está permitido. Cuando una persona recibe iniciación, se entiende que se ha elevado a la posición de brāhmaṇa; quien no reciba iniciación de un brāhmaṇa bien situado no podrá elevarse a la posición de brāhmaṇa. En otras palabras, nadie puede hacer de otra persona un brāhmaṇa si él mismo no lo es. El gṛhastha-brāhmaṇa miembro de la institución varṇāśrama-dharma puede procurarse mediante su honesto trabajo toda clase de artículos para adorar al Señor Viṣṇu. En realidad, la gente pide iniciación a esos brāhmaṇas casados sólo para alcanzar el éxito en la institución varṇāśrama o para liberarse de los deseos materiales. Por lo tanto, es necesario que el maestro espiritual miembro del gṛhastha-āśrama sea un vaiṣṇava estricto. Los maestros espirituales que pertenecen a la orden de sannyāsa tienen muy pocas oportunidades de realizar arcana, adoración de la Deidad, pero cuando se acepta un maestro espiritual de entre los sannyāsīs trascendentales, el principio de la adoración de la Deidad no se pasa por alto en absoluto. Para respaldar esta conclusión, Śrī Caitanya Mahāprabhu nos da Su opinión en el verso kibā vipra kibā nyāsī, etc. Esto indica que el Señor entendía la debilidad de una sociedad que sostiene que solamente debe ser maestro espiritual el gṛhastha-brāhmaṇa. Śrī Caitanya Mahāprabhu indicó que no importa si el maestro espiritual es un gṛhastha (persona casada), un sannyāsī, o incluso un śūdra. El maestro espiritual debe estar bien versado en la esencia de los śāstras; debe entender a la Suprema Personalidad de Dios. Sólo entonces puede actuar como maestro espiritual. Dīkṣā en realidad significa iniciar a un discípulo en el conocimiento trascendental que le libera de toda contaminación material.