Skip to main content

CC Madhya-līlā 14.45

Texto

kāṅgālera bhojana-raṅga dekhe gaurahari
‘hari-bola’ bali’ tāre upadeśa kari

Palabra por palabra

kāṅgālera—de los mendigos; bhojana-raṅga—proceso de comer; dekhe—ve; gaurahari—Śrī Caitanya Mahāprabhu; hari-bola bali’—cantando «¡Hari-bol!»; tāre—a ellos; upadeśa kari—instruye.

Traducción

Al ver a los mendigos comer prasādam, Śrī Caitanya Mahāprabhu cantó: «¡Hari-bol!», y les ordenó que cantaran el santo nombre.

Significado

En una canción, Śrīla Bhaktivinoda Ṭhākura dice:

miche māyāra vaśe,yāccha bhese’,
khāccha hābuḍubu, bhāi
jīva kṛṣṇa-dāsa,
e viśvāsa,
ka’rle ta’ āra duḥkha nāi

«¡Oh, hermanos!, ¿por qué estáis siendo víctimas de las olas del océano de nesciencia? Si aceptaseis inmediatamente al Señor Śrī Kṛṣṇa como amo eterno, no habría ninguna posibilidad de que os vierais arrastrados por las olas de la ilusión. Entonces, todos vuestros sufrimientos desaparecerían». Kṛṣṇa dirige el mundo material bajo las tres modalidades de la naturaleza material, y, por ello, hay tres planos de vida: superior, medio e inferior. Cualquiera que sea el plano en que nos encontremos, estamos siendo arrastrados por las olas de la naturaleza material. Hay personas muy ricas, personas de clase media, y mendigos muy pobres, pero no es eso lo importante. Mientras estemos bajo el hechizo de las tres modalidades de la naturaleza material, tendremos que seguir experimentando esas divisiones.

Por esa razón, Śrī Caitanya Mahāprabhu aconsejó a los mendigos que cantasen «¡Haribol!» mientras tomaban prasādam. Cantar significa reconocer que nuestro ser es un sirviente eterno de Kṛṣṇa. Ésa es la única solución, sea cual sea nuestra posición social. Todos sufrimos bajo el hechizo de māyā; por lo tanto, lo mejor es aprender cómo liberarnos de las garras de māyā. La forma de hacerlo se explica en la Bhagavad-gītā (14.26):

māṁ ca yo ’vyabhicāreṇabhakti-yogena sevate
sa guṇān samatītyaitān
brahma-bhūyāya kalpate

«Aquel que se dedica por completo al servicio devocional, firme en todas las circunstancias, trasciende de inmediato las modalidades de la naturaleza material y llega así al plano del Brahman».

Si aceptamos ocuparnos en el servicio devocional del Señor, podremos superar el espejismo de māyā y alcanzar el plano trascendental. El servicio devocional comienza con śravaṇaṁ kīrtanam; por eso Śrī Caitanya Mahāprabhu aconsejó a los mendigos que cantasen el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa para elevarse a la posición trascendental. En el plano trascendental, no hay distinción entre los ricos, la clase media y los pobres.